¿Qué es eso de la economía del conocimiento?

Transcripción de una entrevista en la radio local a Vicente Juan Nácher, como analista de la empresa Ifimedia en la aplicación de Tecnologías de la Información a la gestión empresarial.

¿Qué es eso de la economía del conocimiento? Yo siempre he oído hablar de la sociedad y las tecnologías de la información.

Es que primero hay que hacer un poco de historia y hablar de la sociedad de la información como origen de la economía del conocimiento.

En la campaña de 1992 Bill Clinton y Al Gore incluyen en su programa electoral el desarrollo de las súper-autopistas de la información.

En 1993 se crea en EUA una nueva política de información llamada NII (National Information Infrastructure), que luego se transforma en la GII (Global Information Infrastructure) en 1994 porque queda patente que es imposible contener el desarrollo de la infraestructura de la información dentro del país. En la UE se publican el libro blanco de Delors (1993) y el informe Bangeman (1994).

Es en este momento cuando las TIC se incorporan a la economía y la transforman.

¿Pero qué papel juegan realmente las TIC en la economía?

Uno de los problemas cuando se produce una revolución tecnológica de este calibre es precisamente la medición del cambio. La administración norteamericana tuvo que adecuar sus herramientas estadísticas para medir el impacto en la productividad y el valor añadido, y observó que la productividad crecía por encima del 2%, lo que no puede ser explicado sólo por las actividades de las industrias directamente relacionadas con las TIC.

Estudios realizados en los períodos 1990-1995 y 1995-1999 llegan a la conclusión de que entre 44 y 73 céntimos por cada dólar de valor añadido tiene alguna relación con la aplicación de las TIC.

Y obviamente este efecto se propaga a nivel global…

Sí, pero no de forma homogénea. De hecho se producen algunos efectos sorprendentes, como los que mencionó el profesor  Manuel Castells en su discurso de ingreso a la Real Academia de ciencias económicas y financieras en el año 2006: la productividad norteamericana estaba creciendo entre 1995 y 2000 en valores superiores al 2,3%, mientras que la economía europea lo hacía en valores muy inferiores del 1,78%. En el período 2000-2004 la tendencia incluso se acentúa y se obtienen valores del 1,05% en la UE, pero cercanos al 2,80% en los EUA.

Y es que no es suficiente con invertir en TIC para que su efecto haga crecer la productividad, también son necesarios otros requisitos, como la cualificación de la mano de obra para poder explotar las tecnologías, mercados financieros y laborales flexibles, y sobre todo un determinado tipo de organización empresarial basado en las estructuras en red.

Resumiendo, además de la inversión en TIC – absolutamente imprescindible – se requieren empresas descentralizadas con autonomía de las líneas de negocio y cooperación en red, y un mercado laboral cualificado.

¿Y dónde está el conocimiento en este esquema?

Por todas partes, pero primero habría que definirlo: es el proceso dinámico por el que los humanos transformamos una creencia en una certeza verificable. Suena complicado pero no lo es tanto.

Por ejemplo supongamos que alguien de Villarrobledo llamado Juan tiene una idea para mejorar un producto, al que podemos llamar el baladre sónico. Juan, emprendedor como cabía esperar, y a través de un proceso de investigación que culmina con éxito, confirma que efectivamente puede crear baladres sónicos de gran calidad y a bajo coste que constituyen una innovación, y por tanto una ventaja competitiva.

Veamos ahora qué ha ocurrido: Juan ha partido de una creencia que mediante su trabajo ha transformado en una certeza. Al principio hemos tenido conocimiento de dos tipos: el conocimiento que tenía Juan de los que es un baladre sónico, y su idea. Esto es, sabía qué, sabía por qué, y tras culminar su proceso de innovación, ahora ya sabe además cómo.

Es decir, hemos tenido conocimiento como entrada al proceso y conocimiento como producto del proceso, pero además por el camino Juan ha aprendido a investigar en la mejora del baladre sónico, lo que a su vez puede vender a otras empresas como metodología de innovación. Así pues, Juan no sólo ha mejorado los baladres sónicos, sino que ha producido un tipo de conocimiento que tiene valor económico.

Es decir, que el conocimiento tiene valor por sí mismo.

Así es, no sólo puede utilizarse para mejorar procesos o productos, sino que además en muchas ocasiones tiene valor en sí mismo y puede ser objeto de intercambio mercantil.

Por ejemplo, todos pagamos por obtener conocimiento cuando compramos libros o nos matriculamos en la universidad, y aportamos conocimiento cuando trabajamos en las empresas aplicando lo aprendido. El gran problema actual es que en muchas ocasiones las empresas no disponen de la infraestructura necesaria para aprovechar este valor añadido de sus trabajadores, y pierden capacidad de innovación y valor de sus activos intangibles, especialmente del capital humano.

Y las tecnologías de la información también son conocimiento…

Efectivamente. Por ejemplo, cada vez que adquirimos una licencia de software para aplicarla a un proceso productivo o administrativo, suponiendo que se satisfagan los requisitos que ya hemos mencionado, estamos incrementando el valor añadido del producto, cualquiera que éste sea.

Esta es una de las razones por las que es tan importante utilizar software de calidad, y obviamente legal, puesto que el uso y abuso (Castilla la Mancha es una de las CCAA con mayor proporción de software ilegal instalado) conduce a una larga lista de riesgos e ineficiencias que impiden el crecimiento de la productividad. Por poner algunos ejemplos, la agencia BSA (Business Software Alliance) calcula que el uso de software ilegal incrementa en un 81% los fallos de servicio con paradas de más de 24 horas, o incrementa en un 25% el peligro de infección por software malicioso (virus y software espía). Todo ello sin hablar de los riesgos de sanción…

Por lo tanto, estás en contra de la instalación de software ilegal.

Rotundamente. Considero que vender software ilegal – que no hay que confundir con software libre, que sería otra discusión – es para las empresas de informática realizar negocio a corto plazo a costa de la productividad de nuestros clientes. Desde mi punto de vista la distribución e instalación de software legal para la actividad empresarial o corporativa no es sólo un tema de honradez empresarial, sino simplemente de calidad. Poca gente se arriesgaría a comprar alimentos sin garantía sanitaria, pues algo parecido es lo que ocurre cuando se instala software ilegal, que nadie garantiza que no vaya a causar serios problemas.

Pero esto implica una mayor inversión en tiempos de crisis.

No estoy de acuerdo con esta visión, el problema real es que muchas veces los costes de ineficiencia están ocultos. Por ejemplo, si debido a un accidente el disco duro del servidor donde se guardan documentos vitales para la buena marcha del negocio falla y esta información se pierde, ¿aparecerá en la contabilidad de la empresa? Del mismo modo, si un intruso entra en tu sistema y se lleva una lista de los empleados y clientes, al cabo de poco tiempo estos empezarán a recibir el dichoso correo no deseado (spam), pero esto no aparece en la cuenta de resultados. ¿Cuánto tiempo tienen que dedicar los empleados de la empresa a pelearse con ordenadores que caen o van lentos, o a pelear contra las infecciones por software malicioso? ¿Dónde aparecen todas estas ineficiencias en los informes contables?

Todo ello por no hablar del coste de oportunidad en ventajas competitivas que un sistema adecuado puede proporcionar y no proporcionará.

Es decir, hay un coste, y un coste muy importante, por no invertir en TIC.

Así es. Sin embargo, así como la inversión en protección, actualización de equipos o formación a trabajadores sí aparece en los balances, en muchas ocasiones el coste de no hacerlo no es tan visible si la empresa no dispone de sistemas analíticos de contabilidad de costes, econometría, etc.… Pero no nos engañemos: el coste de no invertir existe y es muy alto.

Resumiendo, tal y como yo lo veo hay tres situaciones posibles para las empresas: (1) han invertido en capacidad informática, y por tanto es ahora el momento de explotar el conocimiento existente, (2) deben invertir para obtener la estabilidad que necesitan para mejorar su competitividad, o (3) seguirán invirtiendo en ineficiencias.

Por resumir esta conversación, ¿Cuál es el paso siguiente para la economía manchega?

En estos momentos los organismos públicos están haciendo un esfuerzo muy importante para impulsar España hacia la economía del conocimiento a través de herramientas de diversos tipos. Desde las generales que afectan a todas las empresas, como el DNI o la factura digitales, pasando por los planes para acercar al ciudadano a las comunicación telemática con las entidades públicas.

Por ejemplo estoy seguro de que el ayuntamiento de Villarrobledo aprovechará la inyección de dinero que supone la continuación del plan E para completar la carpeta ciudadana que ya tiene esbozada en su página web. De hecho la Dirección general para la Sociedad de la Información y las Telecomunicaciones de la Junta de Castilla La Mancha ya tiene en marcha diversos programas en esta dirección.

Tampoco debemos olvidar planes de financiación como el plan Avanza 2 con una gran oportunidad para empresas de todo tamaño en su camino hacia la incorporación de las TIC a sus actividades de negocio.

A título personal, mi conclusión es que si bien todavía queda un largo camino para alcanzar la plena incorporación a la nueva economía, que no lo olvidemos ya está ahí desde hace tiempo y está para quedarse, vamos en la dirección adecuada.

Anuncios

Gracias por dejar un comentario. Nota que no se aprobarán aquellos que superen las 250 palabras, o contengan afirmaciones no demostradas. Por ejemplo, si afirmas que la madre de algún miembro del gobierno ejerce la prostitución, tendrás que aportar pruebas.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s