Un método no convencional de extracción de combustibles fósiles: “fracking” o fractura hidráulica.

En los yacimientos convencionales, los hidrocarburos se forman en lo que se conoce como roca madre. Está compuesta por orgánico y rocas que se acumularon durante largos períodos de tiempo. Con el paso de los siglos, y a medida que se acumula una mayor cantidad de sedimentos y rocas, se generan ciertas condiciones de presión y temperatura que hacen que la materia orgánica se transforme y descomponga, obteniendo así los hidrocarburos. Posteriormente, estos migran a través de las diferentes formaciones geológicas, hasta encontrar una roca impermeable que impide su paso, conocida como sello. Si además se dan algunas condiciones que no permiten que el hidrocarburo se escape, se dice que existe una trampa geológica, y la roca donde queda alojado el petróleo, gas y agua se conoce como roca depósito. Las mismas presentan, generalmente, buenas condiciones de permeabilidad y porosidad que permiten la explotación comercial de los mismos mediante el uso de técnicas tradicionales. Es decir, con tecnologías probadas de fácil aplicación y de coste relativamente bajo.

Gas de esquisto - fracking - y gas convencional

Pirámide comparativa de rentabilidades y existencias de yacimientos de gas convencional y de esquisto

En el caso de los depósitos no convencionales, el hidrocarburo es generado de manera similar, pero mientras que en los convencionales el hidrocarburo migra y se aloja en la roca depósito, en los no convencionales en general permanece en la roca que los generó. Es decir, en estos casos, la roca generadora y la roca depósito son la misma.

Esta situación se da como resultado de la muy baja permeabilidad que presenta la roca generadora, lo que impide que se produzca el proceso de migración primaria. Esta propiedad se encuentra relacionada con la facilidad que tiene un fluido para moverse a través del depósito. Para tener una idea, en los no convencionales, esta propiedad es más de 1.000 veces inferior a la encontrada en los depósitos convencionales.

Al hablar de los yacimientos no convencionales, hay que tener en cuenta que las características de la roca donde se encuentran alojados definen diferentes tipos de depósitos. Cuando el gas se encuentra atrapado en arenas compactas, se denomina así (tigth sands), mientras que si es en una roca, se conoce como gas de esquisto o pizarra (shale gas). También existe otro tipo de yacimiento no convencional, que es el conocido como gas metano de carbón (coalbed methane).

Los procedimientos de prospección y extracción se clasifican como convencionales o no convencionales dependiendo del estado de desarrollo y costes asociados en ese momento a cada metodología.

En Castilla La Mancha ya se han concedido en 2012 permisos de prospección para la futura extracción de gas natural de pizarra mediante métodos no convencionales como la fractura hidráulica, también conocidos por su denominación en inglés “fracking”.

Zonas de prospección de fracking en CLM

Algunas de las zonas autorizadas para prospecciones de fracking en La Mancha

EQUO-CLM se ha posicionado frontalmente en contra de estos métodos por los enormes riesgos que comporta para las personas, los animales, la agricultura, y la naturaleza en general. Más tarde, otros partidos políticos en la oposición como PSOE e IU también se han posicionado en contra de estas técnicas de extracción, aunque en algunas regiones gobernadas en ese momento por el PSOE se han aprobado iniciativas de prospección. PP y algunas agrupaciones ciudadanas consultadas no han respondido a nuestras consultas, aunque teniendo en cuenta la aprobación de la Junta de Castilla La Mancha y la postura pública del Ministerio correspondiente, probablemente no sea necesario.

Pero antes de seguir, es conveniente explicar por qué son necesarios estos métodos no convencionales de extracción de combustibles fósiles.

El pico de petróleo (peak oil)

Todos, geólogos y productores de petróleo, reconocen que en algún momento de los últimos años (entre 2006 y 2010 según las fuentes) hemos sobrepasado el llamado “peak oil”, o “pico del petróleo”. Este punto de la curva de Hubbert aplicado a la extracción de combustibles fósiles indica el momento a partir del cual la extracción de petróleo o gas natural requerirá una cantidad mayor de energía si la demanda no disminuye. Dicho de otra forma, el coste de obtener los combustibles será cada vez más alto haciendo que los precios se incrementen debido al coste de la extracción, y a que el consumo se espera que se mantenga en los niveles actuales, o incluso crezca. A su vez, ese incremento de los precios hará rentable obtener combustibles de yacimientos mediante procedimientos que a precios inferiores no lo serían.

Peak oil - Pico del petróleo

Estimación de consideraciones económicas del pico del petróleo

Frente a estos hechos, caben dos estrategias:

  1. Como defienden EQUO y los grupos ecologistas, lo razonable sería reemplazar paulatinamente el uso de combustibles fósiles por métodos sostenibles de generación de energía, mientras que se apuesta por medidas de reducción del consumo energético, y se investiga y desarrolla la aplicación de energías alternativas limpias y sostenibles.
  2. Sin embargo, lo fácil – y económicamente muy rentable para las compañías petroleras por el alto precio de los combustibles – es seguir explorando nuevos yacimientos a cualquier precio que proporcione alta rentabilidad hasta agotarlos. Todo ello para mantener el actual status quo en el mercado energético.

Es obvio que la primera estrategia implica menores ingresos para las grandes compañías del sector, mientras que la segunda les proporciona grandes beneficios a costa de llevar a la economía global – y por tanto a la sociedad – hacia un colapso económico enormemente más preocupante que la crisis actual. Imaginen una sociedad en la que las mercancías no puedan distribuirse más que a costes prohibitivos destruyendo el comercio internacional de bienes y productos, el transporte privado se convierte en algo sólo al alcance de los ricos, o la calefacción se convierta en un lujo.

Pero la escasez – y por tanto el muy elevado precio de los combustibles – también afectará a los sectores primario y secundario: la industria obviamente por su gran consumo, y también la agricultura cada vez más mecanizada y dependiente del gasoil para motores diésel.

Otra importante repercusión es la correlación entre el precio del petróleo y de los alimentos al tiempo que se utilizan para generar el llamado combustible biológico (bio-diésel). Este fenómeno ya causó hambrunas y desnutrición en múltiples regiones del planeta en 2008 y 2009, y es una consecuencia directa del encarecimiento del precio de los combustibles fósiles potenciado y empujado por la especulación financiera sin control.

En qué consiste el fracking o fractura hidráulica

Uno de esos métodos no convencionales de extracción de combustibles fósiles es el fracking, o método de extracción por fractura hidráulica. Es aplicable cuando el gas se encuentra retenido en pizarras y esquistos a varios miles de metros en el subsuelo. Se perfora a dicha profundidad, primero en vertical y luego de dos a cinco kilómetros en horizontal hasta alcanzar el yacimiento, donde se introducen explosivos para crear pequeñas grietas en la roca. Una vez creadas, se inyectan grandes cantidades de agua a presión mezclada con elementos químicos y arena para seguir fracturando el terreno. La mayor parte del agua contaminada con los productos químicos se recupera y se almacena en balsas, y el gas fluye a través del conducto y se recupera en la superficie.

Esquema del proceso de explotación del gas de esquisto (fracking)

Esquema del proceso de explotación del gas de esquisto (fracking)

Puesto que estos yacimientos no son excesivamente grandes, el proceso se repite a lo largo de la veta hasta agotarla, y posteriormente se desplaza a una zona adyacente, donde vuelve a empezar. Y así sucesivamente hasta haber agotado todos los yacimientos adyacentes. La propia industria asume que la producción oscila entre 20 y 40 años como máximo, dependiendo del yacimiento.

Previamente, se habrá estudiado el terreno para la localización de los yacimientos mediante la generación de micro-seísmos, que se detonan desde camiones o plataformas siguiendo los caminos existentes, o creando nuevos cuando fuera necesario. Obviamente, cuando el yacimiento se encuentre en una propiedad particular o no exista un camino adecuado, la parcela podrá ser expropiada por el Estado en favor de la compañía inversora en base al principio del bien de interés general.

Fracking 4

Mecanismos de exploración mediante micro-seismos

Mecanismos de exploración mediante micro-seismos

 

 

 

 

 

 

El proceso de estudio dura en torno a seis años desde que se conceden los permisos, con un mayor ritmo inversor a partir del cuarto.

Al principio del artículo dijimos que EQUO, al igual que las plataformas ecologistas de la región, se opone al fracking debido a los serios riesgos que implica para los habitantes de la región y su economía. Hablemos un poco de estos peligros.

Los riesgos directos derivados del fracking o fractura hidráulica

Los productos químicos que se disuelven en el agua en una proporción aproximada del 2% (entre 1.000 y 3.000 metros cúbicos de aditivos por cada fracturación) se consideran un secreto industrial, sin embargo se han llegado a conocer parcialmente, incluyendo las sustancias tóxicas y cancerígenas. Además, el retorno del agua puede incluir metales pesados, también muy tóxicos, que se arrastran desde el subsuelo.

Esto implica al menos cuatro amenazas:

  1. El filtrado directo a los acuíferos durante la explotación o posteriormente (restos del proceso permanecen durante décadas en el subsuelo).
  2. La posibilidad de accidente por desbordamiento o filtrado de las aguas tóxicas retenidas en el embalse
  3. La evaporación de productos químicos tóxicos y volátiles desde la balsa donde se almacena el agua utilizada en la fractura.
  4. Y el siempre existente riesgo de accidente durante el transporte puesto que hablamos de miles de viajes de camiones cargados con productos tóxicos por vías de uso común.
Productos utilizados en el proceso de facking que afectan al sistema endocrino

Productos utilizados en el proceso de facking que afectan al sistema endocrino

La organización TEDX (Diálogos sobre la Disrupción Endocrina) ha publicado un trabajo en el que destaca que más del 25% de las sustancias pueden causar cáncer y mutaciones, el 37% pueden afectar al sistema endocrino, más del 50% causan daños en el sistema nervioso y casi el 40% provocan alergias.

Efectos sobre la salud de las sustancias químicas que intervienen en el proceso de fracking

Efectos sobre la salud de las sustancias químicas que intervienen en el proceso de fracking

Desde un punto de vista de impacto económico sobre la agricultura, Villarrobledo tiene una amplia extensión de terrenos cultivados de aproximadamente 75.500 hectáreas, de las que son titulares más de 2.300 familias y que en 2010 generaron 1.550 unidades de trabajo al año (estimados para 2012 en 39,5 millones de €). El procedimiento de fracking amenaza esta actividad desde varios frentes: por la posibilidad de prospección y explotación en terrenos agrícolas mediante expropiación, por la posible contaminación de las aguas de difícil detección temprana, por el desvío de millones de litros de agua hacia las explotaciones petroleras en detrimento de las necesidades de las actividades agrícola y ganadera, y por el impacto que supondrá en el precio de los productos agrarios y servicios turísticos la probable desconfianza de los consumidores ante la sospecha de contaminación, como ya estamos viendo que ocurre en Cuenca debido al cementerio nuclear de Villar de Cañas.

Como hemos comentado antes, también hay que gestionar los residuos, tanto los miles de litros de agua contaminada (entre 1.300 y 23.000 metros cúbicos por plataforma) que retornan de los pozos, como de la tierra extraída durante el proceso de perforación. El mayor problema es el agua, puesto que no existen instalaciones depuradoras adecuadas para la eliminación de las mezclas químicas empleadas.

Ningún procedimiento industrial es perfecto, y la fractura hidráulica tampoco lo es. Se calcula que entre el 3,6% y el 7,9% del metano procedente del gas natural se escapa a la atmósfera durante la vida útil del pozo. Este gas de efecto invernadero tiene un potencial de calentamiento hasta 21 veces superior al dióxido de carbono procedente de la combustión.

Tampoco conviene olvidar que la investigación previa utiliza métodos sismológicos provocando micro seísmos de entre 1 y 3 grados en la escala de Richter – aunque en ocasiones se han detectado terremotos de grado 4 en la mencionada escala – para analizar la probabilidad de encontrar gas natural en el subsuelo. En un futuro cercano las instalaciones del cementerio nuclear de Villar de Cañas se encontrarán a unos 70 kilómetros de Villarrobledo, y resulta difícil saber con antelación como pueden afectar a la estabilidad de esas instalaciones.

Por último, se destruye el paisaje en amplios espacios (la rentabilidad de cada plataforma de una hectárea requiere desde seis pozos de extracción por kilómetro cuadrado) y se produce una fuerte contaminación acústica por las operaciones diarias de transporte. Cabe esperar un fuerte impacto sobre actividades turísticas (caza, turismo rural, etc).

¿Y los beneficios?

A la hora de escribir este artículo ha sido imposible encontrar información publicada en España que mencionase nada más concreto que intangibles beneficios económicos, sin embargo tanto el borrador del informe de la comisión de Industria, Investigación y Energía de la Unión Europea, y sobre todo publicaciones de EEUU se detallan algunos supuestos. La mayoría de los argumentos utilizados son genéricos, o directamente agresivos hacia las organizaciones – calificadas de “histéricas” – que combaten el fracking en función de sus riesgos reconocidos. Analicemos algunos de ellos:

  • El mercado de gas natural es estable gracias a estas nuevas tecnologías. Pero no menciona que estable no es lo mismo que sostenible. La propia comisión de Industria, Investigación y Energía de la UE establece un horizonte temporal de 2030-2035. Es decir, se asumen riesgos de duración indefinida (décadas como mínimo) a cambio de estabilizar la oferta de combustibles fósiles domésticos durante unos veinte años.
  • Disminución del precio de la energía para los consumidores locales. Este es un argumento tramposo porque compara el precio del gas natural en un contexto de precios muy alto para los combustibles derivados del petróleo. Como ya se ha indicado, la industria invierte en métodos no convencionales de extracción porque se asume que la demanda seguirá creciendo y está dispuesta a pagar por ello un precio alto. Dentro de esta mercado, se consumirá más gas procedente de pizarras porque será relativamente menos caro que otros combustibles. Ahora bien, menos caro no es lo mismo que barato, y tampoco en España cabe esperar que la población local que asume los riesgos obtenga un mejor precio que otras localidades.
  • Redistribución de la riqueza mediante impuestos locales y estatales. Indudablemente tanto los ayuntamientos como el Estado se beneficiarán de tasas e impuestos, sin embargo es imposible compararlas en este momento con lo que la economía dejará de recibir de las actuales actividades agrícolas, ganaderas y turísticas impactadas. Este punto es simplemente una asunción.
  • Reducción de las importaciones de energía. Ciertamente España es altamente dependiente de las importaciones en materia energética, y se estima que la producción de gas natural por este método reducirá significativamente el monto de las importaciones, aunque existen dudas sobre el valor final de esta reducción. En cualquier caso, es obvio que en materia energética los países son dependientes en función de los recursos naturales que poseen. En el caso español, esta oportunidad viene dada por la posibilidad de obtención de energías renovables ya maduras (eólica, fotovoltaica) y la inversión que se realice en otras áreas (geotérmica, mareomotriz). Los combustibles fósiles serían tan sólo un recurso de respaldo a corto y medio plazo.
  • El gas natural es menos contaminante que el carbón. Este argumento no es totalmente cierto, porque al poder contaminante de la combustión del gas de esquisto (la huella de carbono es un 20% mayor que el del gas convencional) habría que añadir ese porcentaje de efecto invernadero que se pierde por ineficiencias en su proceso de extracción, más la contaminación producida por la volatilidad de los componentes químicos, más la contaminación producida por las enormes necesidades de transporte asociadas.
  • Esta industria genera decenas de miles de puestos de trabajo (000 en EEUU). En realidad hablamos de decenas de miles de jornadas de trabajo y no de empleos estables porque a ella se incorpora el transporte en una parte mayoritaria. Adicionalmente hay que tener en cuenta que la mayoría de estos puestos de trabajo se crean en la localidad de prospección pero los ocupan trabajadores venidos de otras regiones para evitar conflictos, porque nadie quiere ser responsable de una posible contaminación del agua que bebe su familia. Veamos cómo se distribuyen estos puestos de trabajo de acuerdo con los defensores del fracking:
    • Puestos altamente especializados. Químicos e ingenieros principalmente. Puesto que en nuestra región no abundan los centros especializados de formación en estas áreas, estos puestos serán ocupados por trabajadores desplazados.
    • Transporte. Se pagan altos precios para este transporte especializado por los muchos riesgos inherentes, durante un largo período. Sin embargo, el personal de transporte vendrá asociado a las compañías contratadas a tal efecto, y por tanto puede residir en cualquier punto dentro del entorno de distribución.
    • Otros puestos de trabajo de baja cualificación. El trabajo se despliega en base a plataformas de una hectárea, y por tanto en número inferior a las jornadas que se podrían obtener alternativamente de las actividades agrícolas o ganaderas desarrolladas tradicionalmente en las extensiones ahora ocupadas en la obtención de gas. Adicionalmente, y en evitación de conflictos por la vecindad entre expropietarios agrícolas y jornaleros, cabe esperar la importación de mano de obra más especializada de otras localidades.

Conclusión:

Europa está dividida ante los riesgos y beneficios de los métodos no convencionales de extracción de gas: en el Reino Unido se han suspendido los trabajos ante la sospecha de que el fracking esté relacionado con movimientos sísmicos, Canadá, Francia y Bulgaria lo han prohibido, Alemania ha emitido una moratoria, pero en cambio otros países como Polonia considerando al gas procedente de pizarras estratégico para reducir su dependencia energética de los combustibles rusos.

Al igual que los Estados norteamericanos, también se encuentran divididas nuestras comunidades autónomas, donde Cantabria busca fórmulas para prohibir las prospecciones del fracking, mientras que otras ya han concedido licencias como Castilla la Mancha sin siquiera esperar a los estudios de impacto ambiental. Más curioso aún resulta el caso de comunidades como Murcia, Valencia o Cataluña, que pese al riesgo sísmico propio de estas regiones están iniciando prospecciones. Y lo mismo ocurre a nivel municipal, donde algunos ayuntamientos como el de Munera optan por enfrentarse a las prospecciones de gas de pizarras, pero la mayoría guarda silencio.

En cualquier caso es evidente que los supuestos beneficios para la población local – obviamente los beneficios para las propias empresas petroleras pueden ser enormes – no van a superar los rendimientos actuales de las economías tradicionales que se verán impactadas por las prospecciones y la explotación mediante técnicas de fractura hidráulica. En cuanto a los riesgos para la salud, la economía y el entorno, son grandes, graves, ciertos e imprevisibles como ya se ha visto en los EEUU, donde estas técnicas ya cuentan con una experiencia de décadas.

En conclusión, en EQUO creemos que la estrategia de agotar todos los yacimientos disponibles de combustible fósil, a cualquier riesgo y cualquier precio, para poder mantener la demanda de consumo de derivados del petróleo y gas natural conduce con seguridad a un colapso económico. No siendo el menor precio a pagar el haber dejado por el camino la salud de las personas y seriamente alteradas sus economías tradicionales.

Villarrobledo, enero de 2013.

Anexo: Tabla de referencias

Consecuencias del encarecimiento del petróleo y de los combustibles fósiles:

Tipos de gas no convenicional:

Análisis de impacto del método de extracción de gas natural por fractura hidráulica:

Situación del fracking en la España y la Unión Europea (EN):

Análisis de la industria eléctrica en España:

Beneficios e incidencias del fracking:

Vídeos disponibles de Fuentes diversas explicando el proceso de fracking, y cuando la fuente no es una compañía petrolera, sus riesgos:

 

Anuncios

Gracias por dejar un comentario. Nota que no se aprobarán aquellos que superen las 250 palabras, o contengan afirmaciones no demostradas. Por ejemplo, si afirmas que la madre de algún miembro del gobierno ejerce la prostitución, tendrás que aportar pruebas.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s