¿Por qué Europa? (IV y última entrega) Las opciones ciudadanas

Tras situar en los artículos anteriores los contextos social e internacional, y analizar las opciones de las que dispone el gobierno para reforzar su pervivencia, sólo queda escudriñar las opciones de las que disponemos desde la ciudadanía para retomar el control de las instituciones.
No nos engañemos, ganamos algunas batallas pero vamos perdiendo la contienda, que nos aboca hacia un estado de subordinación comparable a los gobiernos absolutistas del pasado no tan reciente. Sin embargo, mientras España siga siendo una democracia formal aún podemos jugar algunas cartas. En mi opinión, estas son nuestras cada vez más escasas opciones.

———————————–
Si el pueblo es soberano, la ciudadanía debe ejercer su soberanía sobre las instituciones utilizándolas. Ya no es tiempo de indignación, ese momento pasó, es tiempo de estrategia y determinación. Porque las batallas no se ganan desde la indignación, sino desde la inteligencia y el deseo de ganarlas.
 
No dejemos oportunidad ni resquicio sin utilizar. Somos millones, no podrán ignorarnos si buscamos la forma de ejercer nuestros derechos, y cuando la encontremos publiquémosla para utilidad de todos y todas.
 
Tomemos el control de sindicatos y partidos políticos. EQUO, el partido en el que milito, ha dado un paso muy importante con el ejemplo de democracia interna que son las primarias, abiertas a toda la ciudadanía para la elección de listas a las elecciones europeas de mayo de 2014. Y sin embargo creed que mi mayor alegría sería que otros partidos nos diesen una lección de democracia interna mejorando la participación en sus primarias. No ocurrirá, me temo que esa será otra alegría que me perderé: el Partido Popular ha designado con su dedazo a uno de los euro-parlamentarios más vagos, el Partido Socialista Obrero Español sólo cree “razonable” consultar a las bases pero descarta las primarias, mientras que Izquierda Unida teme a las primarias abiertas y Unión Progreso y Democracia opta por la “recomendación” de su lideresa, que no fuesen las bases a designar a alguien sin glamour.
 
Las bases de partidos y sindicatos debemos ejercer nuestro derecho a elegir, y exigir responsabilidades a nuestros supuestos líderes cuando se presenten como tales.  Y mientras no ocurra, las cúpulas seguirán cómodamente instaladas, haciendo de las rentas ajenas sus fuentes de ingresos. Que no vale jalear a los nuestros cuando engañan o se engañan, sólo porque los otros son peores. Que dos crímenes no hacen bueno un asesinato.
 
Exijamos en la calle el cumplimiento de los programas electorales. Sobre todo, a los partidos a los que pertenecemos. No es de extrañar que los corruptos se sientan protegidos si sólo les reprochan su corrupción los militantes de los demás partidos.
 
Debemos militar como votantes. Nos han vendido que sólo pueden gobernar dos partidos políticos, y eso será únicamente cierto mientras nos lo creamos. El rey está desnudo, y es tiempo de que se lo hagamos saber. Si un partido nos decepciona, busquemos otro, o creémoslo si es necesario. Pero no renunciemos al único derecho que, al menos por ahora, no nos pueden quitar.
 
No es cierto que sólo deban dedicarse a la política las personas más cualificadas, o las más ricas, sino las mejores. Y las mejores son aquellas que actúan con ética, que no trabajan en nombre de la ciudadanía sino para y con la ciudadanía, que pueden aportar ideas y sugerencias, que no tienen miedo de los cambios, que estén dispuestas a poner en duda todo cuanto se da por sabido. Tengan o no titulación superior y un currículo deslumbrante. Reivindico la participación activa de eventuales de la política.
 
Ante los abusos del estado, actuemos como lo haríamos ante una empresa. La tecnología lo permite, valoremos las actuaciones de las entidades públicas en las redes sociales, opinemos y exijamos. Que se oigan nuestras voces, se sepan los desmanes. Si son corruptos y su partido político les protege, divulguémoslo y hagamos público nuestro cambio.
 
Reclamemos, y exijamos lo reclamado. Si la lista de espera es excesiva, reclamemos. Si por los dichosos recortes nuestra vida o la de algún familiar están en peligro, denunciemos. Si no nos hacen caso, no responden o nos ignoran, volvamos a denunciar ante las mismas administraciones. Una y otra vez. Los artículos 55 y 158, entre otros, de la ley de procedimiento administrativo nos otorga ese derecho.
 
Participemos en la gestión de vuestro municipio. Las leyes y reglamentos dejan mucho espacio al arbitrio de los equipos de gobierno municipales, pero no todo está permitido. Ofrezcamos, propongamos, exijamos. Los administrados deben ser informados, no renunciemos a ese derecho.
 
Vivamos el cambio que deseamos en la política y en las administraciones públicas. No sirve gritar contra la corrupción si también pagamos en B, si aceptamos favores de las administraciones, o simplemente le reímos las gracias al mandamás de turno mientras nos está esquilmando. Tampoco sirve clamar por el cumplimiento de normativas medioambientales si cogemos el coche – que de seguro no será eléctrico – para todo, o abusamos de la climatización. Si en verano un local está refrigerado en exceso, sugiramos amablemente moderación… y luego elijamos otro sitio para consumir. Y no hay ninguna razón objetiva por la que nuestros vehículos deban ser siempre más grandes, caros y malolientes que el del vecino. Salvo alguna cosa.
Optemos por quienes nos dan participación. Elijamos como proveedor de electricidad a cooperativas que garantizan fuentes renovables sin excusarnos en el miedo a las represalias o a la ausencia de un hipotético ahorro por las ofertas del Oligopolio. Cuando podamos elegir entidades bancarias, vayamos con bancas éticas sin esperar remuneraciones imposibles, que apestan a malas prácticas.
———————————–
¿Y Europa? Europa es la clave. Recordad que los mercados y empresas se mueven globalmente y en tiempo real, es necesario disponer de una protección a mayor nivel que el estado-nación, porque el medioambiente y la pobreza no entienden de fronteras. De nada servirá todo lo dicho anteriormente si no podemos reclamar a una entidad mayor y más democrática que el estado-nación en el que habitamos.
 
Pero esta Unión Europea, en la que tan solo el Euro-Parlamento es elegido por sufragio universal y directo, no sirve. Es necesario reiniciar la construcción de una Europa que sea la de sus gentes, en la que sea posible elegir al presidente de la comisión, y los egoísmos y cobardías nacionales no decidan las políticas de todos. Una Europa de los ciudadanos, solidaria y fuerte, con políticas sociales comunes que pueda aplicar su potencia allá donde realmente hace falta, y no sólo al dictado de oscuras figuras. Y un entorno fiscal y monetario completo, en el que sea posible la mutualización de la deuda y el Banco Central Europeo no tenga como único objetivo la inflación. Una Europa donde la vida de las personas se priorice por encima los intereses de los acreedores, y el desempleo o el índice de pobreza sea más importante que los indicadores macroeconómicos como el déficit público y el PIB. Una Europa que no nos avergüence albergando más de una docena de paraísos fiscales en su territorio.
 
Y no temamos las pérdidas de soberanía: recordad que somos el pueblo, y ya la hemos perdido a manos de la oligarquíapolítica. Si acaso son ellos quienes deben temer, y temen, la democracia supranacional.
———————————–
Confieso no ser un ejemplo en algunas de las cosas que he expuesto, y sí en otras. Soy incoherente. Pero algo he hecho bien: viniendo de un partido político de los llamados de gobierno, elegí dedicar tiempo y recursos a un partido en formación y sin dinero, ético y asambleario, que no sólo cree en la democracia interna sino que además va y la aplica, que ha superado la estrecha unidimensionalidad de izquierdas y derechas y es capaz de reconciliar ecología y política. Pongamos que hablo de EQUO.
 
Y que por una mínima coherencia personal yo, que no tengo grandes cualificaciones, ni soy rico, y que me considero un eventual de la política, yo debía presentarme a las #PrimariasEQUO para el Parlamento Europeo.
 
 
Saludos y participación,

 

                @VJNacher
Anuncios

Gracias por dejar un comentario. Nota que no se aprobarán aquellos que superen las 250 palabras, o contengan afirmaciones no demostradas. Por ejemplo, si afirmas que la madre de algún miembro del gobierno ejerce la prostitución, tendrás que aportar pruebas.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s