Un día normal en el SEPE

No acostumbro a hablar de mi trabajo en el SEPE, porque considero que sería una visión subjetiva y probablemente sesgada. Sin embargo, hoy haré una excepción, espero que se me disculpe.

Ayer, zapeando después de cenar, di en un vídeo en el que Pedro Sánchez mencionaba la pobreza infantil en el Congreso y pedía un rescate de las personas. La respuesta de la banda de culiparlantes lacayos del gobierno fue la mofa, con risas y ruidos de burla. Nada nuevo, que ya sabemos cuál es la postura real del Partido Popular respecto de quienes no son parte de su clase, pero por si alguien, por un momento, ha creído que hablar de pobreza en España es exagerar, me gustaría contar aquí cuatro vivencias de una mañana en la oficina del SEPE. Una mañana más de un día normal, en una oficina normal del paro de un pueblo normal.

A es un hombre de sesenta años. Él y su familia habían alcanzado un nivel de vida que incluso le permitió guardar unos ahorrillos, hasta que acabó teniendo que dejar su trabajo. Por suerte, pudo conseguir una reducida pensión de incapacidad permanente, y al poco un subsidio para mayores de 55 años, de lo que viven su esposa y él. A principios de octubre recibió una carta de la Seguridad Social anunciándole que revisaban al alza la pensión para alcanzar los mínimos, seguida inmediatamente por otras dos cartas del SEPE citándole para revisar su nivel de rentas después de la corrección. Resultó que la suma de su pensión, el rendimiento de sus ahorros y la valoración catastral de unos terrenos improductivos eleva su nivel de rentas mensual a nada menos que 506€ para él y su esposa. La consecuencia es que dejará de cobrar el subsidio de mayores de 55 años, el SEPE ya no cotizará por él hasta la jubilación, y tendrá además que devolver todo lo cobrado en 2014, 3.834€. Adiós subsidio, adiós ahorros.

B es otro paisano cuyos únicos ingresos de 426€ mensuales procedían de una Renta Activa de Inserción. Al cumplir 65 años se extinguió el cobro porque supuestamente pasaría a percibir la jubilación, pero Seguridad Social no le reconoce ese derecho porque le faltan unos pocos días para alcanzar los requisitos mínimos de cotización. No tiene ninguna esperanza de conseguir un empleo, no podrá cobrar ninguna renta o subsidio por desempleo, ni la jubilación. Aún le quedaba probar con la asistencia social. Suerte.

C es un inmigrante africano que trabaja habitualmente como eventual del campo y la construcción, desplazándose por toda España en busca de las temporadas agrícolas y las obras que puede encontrar. Tras muchos años trabajando y cotizando duramente consiguió cobrar la prestación por desempleo. Alguien en su familia en África enfermó unos años atrás, él pidió permiso para viajar a su país, pero una vez allí le robaron su documentación. Tras seis meses consiguió de nuevo regularizar su situación y regresó a España, para encontrarse que ya no tenía vivienda porque mientras tanto le habían desahuciado, dejándole una fuerte deuda cuyo importe no quiso decirme. Siguió trabajando, y cuando fue a solicitar su prestación contributiva descubrió que mientras tanto el SEPE le había sancionado por abandonar el país revocándole todo lo cobrado y exigiendo intereses de demora de dos años, unos 6.800€ aproximadamente, que venían a sumarse a la deuda hipotecaria.

D es una señora de origen latinoamericano con nacionalidad española, pero a la que de vez en cuando aún se le escapa algún mamita. Habla muy dulce y es extremadamente amable cuando solicita alguna renta o subsidio por desempleo, que rara vez consigue porque su salud y la del hijo que debe cuidar no le permiten trabajar. Ayer lucía un pañuelo en la cabeza indicador de que su cáncer se ha agravado, y nos explicó que el viernes pasado, al regresar a casa tras un recado, se encontró a su hijo muerto mientras veía la tele. Ella le daba su medicación a su hijo porque no podía permitirse pagar la de los dos. Ahora su hijo ya no la necesitará, pero a ella ya no le parece importante. No tiene con qué mantenerse, pero eso tampoco le importa.

Ayer atendí a algo más de veinticinco personas, estos son aquellos casos que me quisieron explicar su situación personal. Yo no pedí saberla, pero la dijeron de todos modos.

Y al llegar a casa me encontré con que a sus señorías les divierte la pobreza de los niños españoles. Hijos de puta.

Anuncios

15 comments

  1. Ah, pues a mí la expresión final del artículo me ha parecido perfectamente adecuada.

    Ya te comenté que me había gustado mucho la entrada, que no veo que haya nada de lo que “disculparse” por hablar de lo que uno conoce de primera mano. Y por el número de comentarios, parece que no soy el único que piensa así 😉

    A Wapo… Igual que algunos catalanes se tragan el “España nos roba”, no pocos españoles se creen aquello de “los extranjeros nos roban”.

    Me gusta

    1. Mi disculpa viene a santo de que me falta vocabulario para definir el sentimiento que me provocan las hijas de Fabra y allegados, y no me gusta tener que recurrir a suponer el empleo de sus madres, porque son siempre ellas quienes cargan con las culpas, aunque el mérito sea con frecuencia de los padres.
      Claro, que pocos idiomas se hurtan a esta tendencia. Ahí tenemos el “mother fucker” americano sin ir más lejos.

      Me gusta

    1. Esa es una postura desgraciadamente muy popular (no va con segundas), con la que estoy en total desacuerdo. Te argumento:

      En primer lugar, no es cierto que les diésemos de comer, se lo ganaron con su esfuerzo y de paso generaron riqueza para sus empleadores. Probablemente más de la que se merecieron, por lo que conozco de los contratos eventuales y de los abusos que conlleva.

      En segundo lugar, durante ese tiempo – hablamos de personas que llevan en España más de una década – cotizaron y pagaron sus impuestos, lo que ayudó a que españoles cobrasen sus pensiones, fuesen al colegio, o se curasen en los servicios sanitarios públicos.

      En tercer lugar son tan respetuosos, que incluso aceptan las injusticias y buscan la forma de pagar esas deudas que les endosamos con nuestra legislación tan arcaica como injusta.

      Si tienes dudas, investiga un poco porque en todos los estudios que yo he leído hasta la fecha, el balance neto de la inmigración ha sido positivo para España y los españoles. Tiene sentido, porque de no ser así ¿a santo de qué les invitamos a venir? Incluso para enrolarse en nuestro ejército, que ya hay que estar desesperado para ello.

      Suele decirse que es de bien nacidos ser agradecido. Pues bien, teniendo lo anterior en cuenta, yo soy agradecido y creo que, en general, los inmigrantes merecen al menos la consideración debida a su aportación al enriquecimiento de nuestro país en las dos décadas pasadas. Lo contrario, como dice el proverbio, sería de mal nacidos.

      NB: asumo que estamos hablando sólo de C, porque D tiene la nacionalidad española, y ya no tiene un país al que volver. Si acaso lo tendrá al que emigrar.

      Me gusta

  2. A mi lo que me mas me indigna al leer y conocer este tipo de trabas para miserables subsidios, a personas que rozan la indigencia, y es obvio que por su edad ya no pueden encontrar como ganarse la vida y cubrir sus necesidades, hay cientos de miles de señores A,B,C,D es que sus señorias se autoconceden subsidios de 1.800 € mensuales para ayuda vivienda, sin mas, no se revisa si ya tienen vivienda en propiedad o terrenos o viviendas, pero para conceder una ayuda o subsidio de 500 € , hay mil y una traba administrativa, para los Europarlamentario los subsidios diarios son de 300 € y basta con fichar no se exige la presencia fisica en el parlamento, amen de otros sin fin de prevendas, los politicos de este pais no estan en contra de los subsidios, lo que estan es encontra de a quines se los dan, si son para ellos , no problem, pensiones vitalicias por vida, pero a sus ciudadanos si les falta un mes o dias de cotizacion, o un papel, ya se sabe ajo y agua. Cambiemos de partidos y de politicos de lo contrario, solo se cambiaran las persona para seguir haciendo mas de lo mismo, que si hay que sintetizarlo, es seguir engañando a la gente. Eso si lo hacen de maravilla.

    Me gusta

    1. En cambio yo creo que no es un problema de partidos y políticos, o al menos no sólo de éstos. Diversos estudios de economistas de prestigio coinciden en que la fortaleza de los sistemas políticos y económicos de un estado no depende tanto de quienes ocupan cargos, como de la capacidad e independencia de los supervisores institucionales. Si el Tribunal de Cuentas hiciese su trabajo con rapidez y profundidad, el Banco de España hubiese aplicado los informes de sus técnicos, la inspección de Hacienda y la Justicia dispusieran de medios, y todos ellos fuesen realmente independientes, no nos veríamos en éstas.
      Mi esperanza es que en algún momento se produzca lo que el partido EQUO resumía con el slogan Reinicia la Democracia y se rediseñe por completo el sistema, de forma que se requiera inteligencia para meter la mano en la saca y salir indemne. Porque creo que bastaría con eso, con que hiciese falta ser realmente inteligente para burlar al sistema, para librar de la tentación a la mayoría de sus señorías y excelencias.
      Esta afirmación aplica tanto al área del desempleo, como a los servicios de protección social en general. Un sistema con ayudas eficaces y proporcionales, que distribuyese los recursos con equidad, no dependería de quienes nos vemos obligados a diario a optar entre los intereses de la persona que solicita y los del ministerio. Como profesionales que somos simplemente aplicaríamos la norma, y ésta debería ser suficiente para la inmensa mayoría.
      Pero hoy por hoy no es así ni de lejos, y se produce la vergonzante imagen que describes. Solución: elijamos a quienes realmente se proponen cambiar al sistema en lugar de focalizarse sólo en sustituir élites viejas por élites nuevas. Y cuando digo sistema, los abarco a todos: fiscal, judicial, energético, de protección social, …
      Gracias por participar y saludos.

      Me gusta

      1. primero gracias por publicar e informar y dar a conocer, las situaciones que viven ABCD, segundo que tienes razon el problema es de los ciudadanos que con nuestros votos ponemos en los gobiernos, partidos indecentes, por ser amable, sus señorias son indecente y inmorales, pero estan ahi con nuestros votos y gracias a nuestra ingenuidad por decir algo amable, o nuestra ignorancia supina si se trata de ser sinceros. GRACIAS y sigue informando nos.

        Me gusta

  3. Pues sí, yo también trabajo en el Sepe y hay situaciones personales que te dejan tocado. Lo único con lo que no estoy de acuerdo es con el exceso de victimización del primer caso. Cuando al señor le aumentaron la pensión debería haberlo comunicado para ver si le afectaba. El subsidio lo habría perdido igualmente, pero no lo habría cobrado indebidamente durante varios meses y no habría tenido que devolver nada.

    Me gusta

    1. Entonces me he expresado mal, el error se ha detectado porque han coincidido el aumento de la pensión con la fecha anual de revisión de rentas. Si sobrepasa el nivel de rentas admitido, es porque tiene rentas presuntas – y por tanto ficticias – de capital inmobiliario, no por el aumento de la pensión en sí. Es la incorporación de patrimonio inmobiliario al capital mobiliario lo que causa la superación del nivel de rentas, y el hombre simplemente no pensó que fuésemos a valorar unos terrenos que no tienen prácticamente rendimiento.
      Lo explico para quienes no estéis familiarizados con el galimatías normativo. Las personas que cobran el subsidio de mayores de 55 años deben comparecer en el SEPE al menos una vez al año, en una fecha fija para cada perceptor, para hacer una declaración de rentas. Aportan la liquidación de IRPF si la han hecho, o firman una declaración cuando no ha sido así. En este caso además la fecha de revisión coincidió con el aumento de su pensión, y el hombre vino a comunicarlo como el SEPE le había pedido que hiciera. El problema es que además se deben sumar a la pensión otros rendimientos ciertos o presuntos, y entre ellos las rentas del capital inmobiliario.
      Como esto tiene su miga, hago otro aparte. En el capital inmobiliario – solares, viviendas, trasteros, … casi todo lo que está quieto salvo la vivienda habitual – tanto Hacienda como los organismos que supervisan niveles de renta, como el SEPE, asignan unas rentas presuntas – y aquí la palabra presunta es la clave – en función del valor catastral de los terrenos o inmuebles.
      Para entendernos, es como si la Guardia Civil de tráfico te para en la carretera, mira el velocímetro de tu coche y al ver que llega a 200 km x hora te clava una multa de espanto y te quita todos los puntos, porque presuntamente puedes haber circulado a 200 por hora. Y si no estás de acuerdo, demuestra lo contrario.
      De todas formas, focalizarse en la norma no deja de ser una forma de tecnificación para salvaguardar la poca o mucha cordura que nos pueda quedar al finalizar la jornada. La realidad es que estamos transmitiendo que 483,98€ mensuales es cantidad suficiente para que pueda vivir una familia, porque así lo han decidido las mismas señorías que no sabrían vivir sin, como mínimo, el quíntuplo de esa cantidad, siempre por supuesto a cargo del erario público.
      Compañero, no sé tú pero yo he dejado de defender estas sinrazones, y me destroza ver la cara de sorpresa y las lágrimas – a veces reprimidas, otras no, casi siempre dignas – que asoman a los ojos de la persona sentada enfrente de mí al darse cuenta de que, no sólo dejará de ingresar los 426€, sino que además tendrá que devolver una cantidad que puede ser equivalente a los ingresos familiares de todo un año o más. Sinceramente, que normativamente hablando esté o no justificado dejó de importarme hace mucho tiempo.
      Gracias por poner el foco en este aspecto, y saludos.

      Me gusta

    1. Permite que te matice: sus señorías están ahí porque alguien les ha elegido, que no es exactamente lo mismo. Porque en España sólo es posible votar listas electorales, a paquete completo, y no a individuos. Ahora bien, quiénes componen las listas que votamos y en qué orden, es decisión de personas con nombres y apellidos conocidos, y no son tantas.
      Dicho de otra forma, yo entiendo que en 2011 se diera el caso de que muchas personas honradas votaran la lista del PP por su programa electoral, asumiendo de buena fe – y con notable ingenuidad, todo sea dicho – que sus integrantes se esforzarían por cumplirlo, pero la decisión de incluir en la lista a corruptos conocidos o sospechados recae íntegramente sobre la cúpula del partido. Y esos, sabemos quiénes son.
      NB: ¿hamijos?

      Me gusta

    1. Razón tienes, confieso que no me siento orgulloso de haber utilizado esa expresión.
      Vayan en mi descargo que no conozco otra definición más certera en lengua castellana del comportamiento mostrado por sus señorías, y que puesto que ése y no otro fue el exabrupto que emití al ver el informativo, por coherencia no podía finalizar el escrito de otra forma.

      Me gusta

Gracias por dejar un comentario. Nota que no se aprobarán aquellos que superen las 250 palabras, o contengan afirmaciones no demostradas. Por ejemplo, si afirmas que la madre de algún miembro del gobierno ejerce la prostitución, tendrás que aportar pruebas.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s