Por qué peleo por afiliarme a un PSOE que no me quiere, y que no me gusta.

Varias personas de mi entorno me han preguntado por qué me ha dado por afiliarme al PSOE, y sobre todo por qué precisamente ahora que llueven chuzos de punta y vuelan cuchillos. A todas esas personas, sin duda bienintencionadas la mayoría, puñetera y/o bacina alguna que otra, creo que les debo una explicación, y esa explicación se la voy a dar.

Para empezar, reitero que no creo mucho en las ideologías, pero si tengo puntos de coincidencia con alguna esa sería sin duda la social-democracia. Obviamente, hablo de la que fue antes de la actual explosión del grado de entropía[1]:  “La Internacional Socialista se fundó hace cien años para coordinar la lucha mundial de los movimientos socialistas democráticos por la justicia social, la dignidad humana y la democracia. ”[2]. Ahora bien, socialista sí, del PSOE de Felipe y Alfonso ya decidí en los 80 que ni de coña.

felipe-y-alfonso-1

Como precedente, en la última década que residí en Cataluña, y más concretamente en el cinturón rojo del Baix Llobregat[3], milité más discretamente de lo que hubiese querido en el PSC, pero pese a todo no me arrepiento de haberlo hecho. Allí conocí a tipos interesantes como Montilla – dije interesantes, no necesariamente divertidos – o el actual Secretario General Miquel Iceta – este sí, interesante y divertido – o una de las cabezas mejor amuebladas de la política española – pongamos que hablo de Josep Borrell. Cuando regresé a mi tierra manchega me acerqué por el PSOE y reviví el antiguo repelús que me producía ese tufo a rancio, así que me mantuve alejado por si la alergia derivaba en algo más serio.

En esas que pasó por mi vida EQUO, partido en el que entré por casualidad, pero me quedé un par de años.

Fue una época que ha dejado una mezcla de sabores en mi memoria. Conocí a gente muy respetable, entendiendo como tal a personas ante las que se podrá disentir, pero siempre desde el respeto por su coherencia, valentía, tenacidad y visión de futuro. Algunas de estas gentes de hecho me abrieron nuevos puntos de vista, me enseñaron nuevas utopías realizables, y les estaré siempre agradecido por ello.

0eb0c-comparativacampa25c325b1as

Claro que también tengo que decir que acabé hasta las gónadas de tanto tocho-ecologista talibán y cegato, de gente tan bienintencionada como incompetente, y de tanto espíritu sensible para el que nunca habrá bastante papel de fumar. Desgraciadamente, con éstos compartía patria, así que no había forma de huir. De modo que cuando mi regional decidió apoyar a Podemos sin contrapartidas en las autonómicas me fui, que mi generosidad no llega a tanto.

Pero me estoy desviando, que esto iba de por qué estoy peleando por afiliarme a un partido que no me gusta, y al que aparentemente no le gusto, en uno de los peores momentos de su historia.

Si se me disculpa la boutade, a finales de septiembre percibí que en el PSOE habitaban socialistas – viendo a Bono, Ibarra y similares cucos[4] no era tan obvio – que luchaban por mantener el espíritu de su partido, y que estaban perdiendo la batalla frente a un golpe palaciego de la organización. No era la primera vez que algo parecido ocurría en el PSOE, y habría que recordar el Almuniazo contra Borrell, o a Chacón tan al borde de las lágrimas como hoy Pedro Sánchez. Pero quizás porque me pilló más de cerca recordé las triquiñuelas de la maquinaria del PSC dirigida por Serra para marginar a Maragall, por suerte con mejor fortuna para éste.

Pensé entonces que si en el PSOE habitaban socialistas que estaban peleando contra el sistema, igual yo podría hacer algo también con ellos para que siga existiendo un partido socialdemócrata en España – con acento en ambas palabras, social y demócrata – que nos represente hasta que cada cual pueda representarse a sí mismo.

Esto no significa en absoluto que de pronto a mí me gusten las organizaciones lentas, anticuadas y obsoletas. Tampoco que deje de perseverar en cómo transformar el capitalismo en alguna otra cosa con mayores niveles de decencia. Y mucho menos que esté dispuesto a aceptar caciquismos y liderazgos vergonzantes sin rechistar. Se trata simplemente de dejar de ser otro socialista idiota, en el sentido etimológico del término[5]. Es decir, un socialista que no colabora activamente para que lo más parecido a un partido socialista que tenemos por aquí sea efectivamente eso, socialista (se me disculpen las redundancias, aunque hablando de lo que hablamos no lo son tanto).

Y aquí estoy, habiendo solicitado mi afiliación el 28 de septiembre – incluida la cuota del trimestre – y sin haber recibido ni un mísero correo electrónico confirmando si se acepta o no mi solicitud. Como dije en twitter, o andan sobrados de militancia, o no les gusta que se afilien tipos con un pasado socialista, el caso es que me están ignorando.

Pues que sepan que insistiré, y si es necesario recurriré, recurriré, y su puerta derribaré.

Avisados quedan.

Salud.


[1] Para los de letras: antes del desorden al que se ha llegado, y que tanta energía costará recuperar. Tiene relación con algo que los de ciencias llaman principios termodinámicos, pero que no necesitáis saber.

[2] De la Wikipedia: https://es.wikipedia.org/wiki/Socialdemocracia

[3] Hay algún que otro charnego dice que se traduce como el gato bajito y lóbrego, pero puedo asegurar que no es cierto

[4] Pájaro que pone sus huevos en nido ajeno para que otros cuiden de sus retoños. Estos han salido indudablemente de un huevo que no era socialista, o alternativamente han puesto sus huevos en un partido socialista, sin serlo.

[5] Etimológicamente, idiota era el ciudadano griego que no participaba en la cosa pública. Lo que hoy diríamos un revolucionario de sofá.

Anuncios

Gracias por dejar un comentario. Nota que no se aprobarán aquellos que superen las 250 palabras, o contengan afirmaciones no demostradas. Por ejemplo, si afirmas que la madre de algún miembro del gobierno ejerce la prostitución, tendrás que aportar pruebas.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s