Ducharse a los sesenta, una odisea menor

Te estás duchando. Suena Thunderstruck en la versión de Steven and the Seagulls en la tablet.

Aprietas el pitorro de la botella del gel. Te frotas.

Parece que el gel es nuevo, como más espeso.

Frotas más fuerte. No hace espuma. Pringa.

Echas agua. El agua resbala, el presunto gel ni se inmuta.

Miras con desconfianza la etiqueta, pero no ves nada. Estás desnudo y mojado, no llevas gafas.

Acaba Thunderstruck en YouTube y empieza a sonar un anuncio de seguros. Te cagas en los anuncios, en YouTube y de paso en Mark Zuckerberg (que no tiene nada que ver).

Te está entrando eso en los ojos y se te pegan las pestañas.

Te quitas el pringue de los órganos de ver con una toalla.

Chapoteas por el baño hasta dónde recuerdas haber dejado las gafas.

Vas a quitar el anuncio pero se acaba y suena You shook me all night long. Le pides perdón mentalmente a Mark Zuckerberg, pero sin convicción.

Vuelves a la ducha.

Compruebas que efectivamente el bote es de crema hidratante, del mismo color y tamaño que el gel.

Te preguntas como llegó ahí durante un segundo. Descartas la pregunta por irrelevante y te cagas en todos los dioses de la humanidad desde Osiris.

Localizas la botella del gel.

Te echas gel sobre la crema. Ni se inmuta.

Te echas agua.

Recuerdas que deberías haberte quitado antes las gafas.

Te quitas las gafas pringosas y las dejas dónde crees que está el lavabo.

No hay ruido de cristales rotos, era el lavabo.

Vuelves chapoteando a la ducha.

Echas más gel y más agua.

Frotas.

Aparece un trocico de piel. Suena Nothing else matters. Estás de acuerdo.

Bendices a los mismos dioses en los que te cagaste. No pasas de Zeus. Piensas que eres gilipollas por bendecir a esos cabrones.

Te acabas de duchar.

Te cagas en el gobierno (por tradición).

Te secas. De vez en cuando la toalla se queda como pegada.

Te cagas en el gobierno anterior.

Das a tu cuerpo por secado.

Compruebas que tienes la piel como un bebé sesentón.

No cambias la botella y quien venga después que arree.

Te pones una sonrisa de niño bueno, te vistes y te vas.

Anuncios

4 comments

  1. ¡Jajaja! Bueno, Vicente, tienes que ver la botella (de crema hidratante) medio llena: por lo menos no tuviste que lavarte la cabeza ni electrocutarte (porque seguro que te habrías electrocutado) con el secador.

    Si te sirve de consuelo, yo tengo algunos años menos y me ha pasado lo mismo más de una vez, pero cambiando champú por acondicionador.

    Mi padre se lavaba cabeza y cuerpo con el mismo bote de gel porque decía que eso del champú era cosa de mujeres.

    Me gusta

      1. Las encargo en el internete ese, del güeb del Tajo Ingles.
        (Nota: el Vicente s’ha mudao al blog del cabezón sin pestañas. Ejte es tó mío pá siempre).

        Le gusta a 1 persona

Gracias por dejar un comentario. Nota que no se aprobarán aquellos que superen las 250 palabras, o contengan afirmaciones no demostradas. Por ejemplo, si afirmas que la madre de algún miembro del gobierno ejerce la prostitución, tendrás que aportar pruebas.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s