Cómo cocinar unas primarias por cuatro perras (Basado en una historia real)

Esto de los guisos es que tiene su aquél. Quieres comer, por ejemplo, un platillo de libertad y te acabas empachando con un libertinaje que te hace devolver las rentas, ¡y eso, nunca!

De guisar en Albacete sabemos mucho, que guisamos comidas de 2.000 kilocalorías (mínimo) la mojá y no nos equivocamos casi nunca. Mira tú el guisote de primarias en Albacete, que los cuatro cubiertos más grandes nos han salido perfectos, aunque algún ingrediente se nos haya atragantado en los guisos de Almansa y El Bonillo.

Primarias PSOE - Top restaurantes

Guisos vencedores en las seis cocinas más grandes de la provincia.

Para que aprendáis los almanseños y bonilleros, os voy a explicar la receta. Y si queréis hacer el Máster, sus vais a Salobre o Ayna a aprender de los grandes restauradores Bono y Rodríguez. No vayáis todavía a Molinicos, que andan ocupados con el auto de fe del porculero comedor de callos, que seguro que es hereje, o vegano carnívoro, o algo.

Primarias PSOE - Top pescaíto

Las tres cocinas donde mejor han bordado el guiso de primarias a la andaluza. (NOTA: se busca al vegano de Molinicos. Se recompensará)

 La cocina. Antes de nada, hay que elegir un cuarto adecuado para guisar, que no sirve cualquiera. ¿Que hay quién gusta de cocina grande? ¡Pues no señor! Que entran y salen los donantes como les da la gana, y más de uno se escapa sin haber sido exprimido. Hay que buscar una sala estrecha, se coloca la mesa en el sitio más apretujado, y así se les ve venir a los donantes de uno en uno y ya se va preparando uno para lo que pueda pasar, o suceder que dicen los finolis.

El restaurador. Lo primero, es que tiene que estar ahí el dueño, que ya se sabe que el ojo del amo engorda el guiso, y que dónde hay patrón el marinero es tonto, porque los listos son ex-marineros. Bien que lo sabía don Vito Corleone, que para eso era un hacha dándote recetas que no podías rechazar, y de vez en cuando te guisaba una cabeza de ajos. O de caballo, lo que tuviera más a mano.

El restaurador no cocina, para eso tiene a los chefs, chefecillos, pinches, becarios y lamecalderos. El dueño manda desde su silla en medio del pasillo. Por eso se le suele poner una mesa y una silla en el paso de los donantes, para tener una buena vista. Y de paso se les estrecha el campo a los donantes, como dicen los futboleros, que luego igual alguno sale demasiado vivo.

El personal. Hay que tener cuidado con la gente que te mandan de fuera, que los aceptas por compromiso, pero a la que te descuidas te joden el caldo. Lo mejor en estos casos es una buena bronca del chef a primera hora, que eso va como los pulpos, que ya los deja blanditos para todo el día. Y que no se acerquen a la mesa, no fueran a quejarse de que si faltan papeletas de ese ingrediente, o esa caldera me la han tocado. Que hay gente muy tiquismiquis.

Tampoco se puede vivir sin un lamecalderos correveydile, que ande suelto por ahí para asegurarse de que los donantes no cojan el ingrediente equivocado, que el cocinero lo ha dejado claro: aquí se guisa al estilo andaluz. Nada de purrusalda o callos, no fueran los amos a acabar en donantes de chicha y nabo. Que para dar palos al agua ya están mayores, y nunca tuvieron costumbre.

Los donantes. Claro, que a veces los donantes están remisos y hay que motivarlos avisando a sus restauradores para que los llamen al orden. Que algunos se empeñan en que quieren callos, y callos quieren. Pues se les recuerda amablemente que o comen pescaíto o no comen, y ya verás tú la gazuza que pasan. Y cuidado con lo que piden, que la purrusalda se les puede atragantar también.

Los ingredientes. Eso da más o menos igual, siempre hay un ingrediente que te deja el caldo como ha sido siempre, con el marisco arriba y las patatas abajo, y los que deben servirse primero, se servirán primero. Los otros, a la que te descuidas, intentan deconstruirte las rentas y cambiar al restaurador por un modelo más nuevo, ¡y eso sí que no!

NOTA BENE: (Basado en una historia real de un pueblo de cuyo nombre me acuerdo pero no quiero decirlo que luego llueven tortas. Los actores aparecen con profesiones ficticias, menos uno al que no se conoce profesión alguna).

Anuncios

Gracias por dejar un comentario. Nota que no se aprobarán aquellos que superen las 250 palabras, o contengan afirmaciones no demostradas. Por ejemplo, si afirmas que la madre de algún miembro del gobierno ejerce la prostitución, tendrás que aportar pruebas.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s