La sobredosis de ensalada: 3 y último, miércoles.

…me cuesta cada vez más teclear en este viejo cacharro. Tengo la desagradable sensación de que mis dedos se están uniendo. Como cuando los metes en mermelada porque no encuentras una cucharilla limpia y luego se pegan entre sí. Definitivamente algo está pasando, pero no sé qué. Igual lo que parecían setas normales procedían de la reserva del tío Luis “el Porretas”, o quizás que me he intoxicado con algo que comí….


Anoche no conseguía dormir. Sentía un fuerte impulso que me empujaba a bajar al patio y caminar descalzo por el huertecillo. Curiosamente ya casi no duele el tobillo, pero otras sensaciones no son tan agradables: siento que la espalda se cimbrea sin que pueda evitarlo, los dedos de las manos están casi completamente pegados, los de los pies en cambio parecen tener vida propia y de vez en cuando se lanzan a explorar el mundo a su alcance, prácticamente no veo nada excepto un velo verde grisáceo, …

(No veas lo que cuesta teclear con las manos hechas unas manoplas, como si llevase guantes de boxeo. Una hora para escribir la p.m. de párrafo de arriba).

Finalmente bajé y caminé descalzo por la tierra, entre las plantas del tío Luis – él dice que es cáñamo para hacer cuerdas, pero no engaña a nadie – y las lechugas de mamá. Sorprendentemente, eso me alivió el hambre, aunque acabé con los dedos de los pies tan cubiertos de tierra que costaba un esfuerzo tremendo despegarlos del suelo. Luego me amorré a la manguera de regar el huerto y bebí lo que creo que jamás había bebido desde que soy legalmente adulto: mucha agua.

(Escribir los párrafos anteriores me ha costado varias horas, y he tenido que activar el recurso de accesibilidad del ordenador. Estoy casi ciego y me cuesta pensar. Los ritmos del tiempo se han ralentizado, el día se pasa volando).

Voy a volver al patio, me atrae el sol de primavera que acaba de salir y empieza a dar en el huerto.

Sigo descalzo cuando es miércoles 7 de diciembre de 2022, a las 11 de la mañana.

No tengo hambre, pero sí mucha sed. De agua.


El escrito anterior apareció en la pantalla del viejo ordenador de V. Lo encontró su hermano J. cuando adelantó su regreso al jueves 8 porque, según dijo «el tío Luis y él se habían quedado sin cáñamo« .

De V., ni rastro, aparte del desastre de la cocina y de estar la alfombra cubierta de tierra y como mordisqueada. Su desaparición ha sido denunciada, pero por el momento la policía no tiene ninguna pista.

Como nota curiosa, en el huerto ha aparecido una tomatera enorme que nadie recuerda haber plantado, justo entre el cannabis del tío Luis y las lechugas.


Anuncio publicitario

Los comentarios están cerrados.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

Blog del Gran Baladre

Bacineamos de to lo que se menea

Florent Marcellesi

Blog del eurodiputado de EQUO

BlogSOStenible: Noticias medioambientales y datos... aportando soluciones

Ecología, Economía, y Sostenibilidad, desde los países ricos: Aprender, Ayudar y Disfrutar... desde Málaga (España).

Autonomía y Bienvivir

Bacineamos de to lo que se menea

La proa del Argo

Bacineamos de to lo que se menea

Salva Solano Salmerón

Bacineamos de to lo que se menea

Joven Furioso

Escritos, divagaciones y un chancletazo al libre albedrío.

Blog de Gregorio López Sanz

Bacineamos de to lo que se menea

Colectivo Novecento

Blog de economía crítica y pensamiento político

REMEMORACIÓN

Memoria de las víctimas, Historia y Política

Economistas Frente a la Crisis

El pensamiento económico al servicio de los ciudadanos

A %d blogueros les gusta esto: