Ecología política

Porque entendemos que la ecología debe ser defendida desde la política: por más loable que sea el empeño, cuidar los patos no resolverá el cambio climático.

El precio de la electricidad (II): kit para rebeldes.

Ya he explicado con trazo muy grueso la trama del timo de las empresas energéticas, el déficit de tarifa, y algunas cosillas más como lo bien engrasadas que están las puertas giratorias. Falta hablar de qué podemos hacer desde el pueblo llano para cambiar las tornas. Porque como dije allí, en este caso somos mucho más que simples paganos sin capacidad de negociación: somos clientes, votantes, y podemos ser activistas.

En este otro artículo os contaré algunas de aquellas acciones que podemos tomar, tanto a nivel colectivo como individual, que son unas cuantas, aunque no necesariamente nos lo vayan a poner fácil. Vamos allá.

(más…)

Anuncios

El precio de la electricidad (I): la trama

Quienes en su día no viesen el programa de Salvados dedicado al oligopolio eléctrico, ni tampoco la segunda parte #Oligopoly2 producida por la Plataforma por Un Nuevo Modelo Energético, pueden sorprenderse de la frecuencia con la que noticias sobre empresas eléctricas aparecen en portada de la prensa generalista. Algo parecido ocurre con las consabidas puertas giratorias de la política, que pasaron de ser un secreto a voces entre entendidos a aparecer en todos los programas electorales de muchos partidos políticos.

Confieso que ignoro cuál será la próxima crisis que nos sacudirá, pero viendo la inoperancia de los dirigentes mundiales al respecto, sí sé cuál será la definitiva que destruirá nuestro estilo de civilización de seguir por el camino actual: la energética. Para prevenirla la ciudadanía dispone de armas, porque en este caso no somos únicamente sufridores, también somos clientes y votantes, y podemos ser activistas. Para quienes quieran entender este tema de enorme importancia sin entrar en detalles, y decidan actuar antes de que nos alcance el impacto, aquí va una breve descripción de cómo hemos llegado hasta aquí, y en el siguiente artículo, no os lo perdáis: kit para deSOLbedientes cabreados.

(más…)

Esas victorias que saben a poco (I): EQUO/Primavera Europea

Es sabido que soy afiliado cotizante a EQUO, fui coordinador temático en mi región y candidato – ya sabéis: un relleno más o menos cualificado – en las listas europeas, pero a día de hoy un militante de base sin responsabilidad de partido. Esta situación me permite realizar análisis más objetivos: no represento a nada ni a nadie, ni tengo por qué poner cara sonriente para animar a las bases.
 
Quienes me conocéis podéis pensar que me estoy preparando para lanzar andanadas, o que voy a abandonar el barco de EQUO. Ni lo uno ni lo otro, tan sólo advierto que este es un post totalmente irresponsable, políticamente hablando.
 
Vamos al grano: EQUO ha conseguido el 53,8% de un eurodiputado, que era el objetivo que se había marcado la dirección del partido. Escaso objetivo era éste, ilusionante en una parecida proporción, o sea algo más de la mitad de una ilusión. Por esta razón renuncié a seguir en las listas, porque yo soy digital y necesito ilusiones enteras.

(más…)

¿A qué huelen los datos cuando los almacenamos "en la nube"?

El concepto de “almacenamiento en la nube” se le debió ocurrir a algún genio de marketing, porque la idea suena a limpio, pero no es así porque en realidad estamos utilizando granjas de computadoras de tamaños enormes y baja eficiencia.

Cuando subimos esas fotos o vídeos de las últimas vacaciones en alguna red social o proveedor de servicios – Google, Facebook, YouTube, Dropbox, … – debemos ser conscientes de que estamos incrementando la demanda energética en algún lugar del mundo. Porque aunque las empresas hagan todo lo posible por conseguir que lo olvidemos, los datos se almacenan en servidores que consumen altas cantidades de energía eléctrica, cuya producción a su vez consume recursos naturales.

(más…)

¡Que nos devuelvan a esos locos de Greenpeace!

Confieso que soy eso que llaman un tipo sedentario. Y perezoso. Nadie sospechoso de correr aventuras. Por eso cuando escuché en la radio – vaya en mi descargo que eran las 7 de la mañana – que unos chiflados de Greenpeace se iban al ártico para no sé qué, no hice caso.

Después llegó a mis oídos que habían sido apresados por las autoridades rusas, y algo me dijo que cuando las autoridades rusas apresan a alguien, es que probablemente éste estuviese haciendo algo bueno. En general. Así que me abrí de orejas y mente.

Resulta que hay 30 pirados – al fin y al cabo, nunca la cordura fue requisito necesario para nada importante – que se han subido a un barco construido en 1975 llamado Arctic Sunrise – que fue en el pasado un barco pesquero de focas, notable ironía – para hacerse unos miles de kilómetros hacia el norte.

(más…)