Humanadas

Cosas de humanos. Ya se sabe: que si la sociedad, que si la política, que si la economía, …

Hawking está de acuerdo: esto se hunde

Como probablemente no recordaréis, porque sois muy de JA, JA, JA y poco de pensar, a principios de año el agonías de V.J. escribió en el blog del cabezón una serie que tituló Buscando el FiltracoSegún cuenta, la cosa empezó inocentemente cuando intentaba comprobar la tontá que se le había ocurrido a un tal Fermi allá por la mitad del siglo pasado. La conclusión fue sencilla: esto se hunde en menos de treinta años.

Nada, que le hicieron caso sólo los amigos, y digo yo que sería para que parase y no siguiese escribiendo, ahí, dale que te pego a la tecla como si no hubiese un mañana (o igual era por eso, por si no hay un mañana).

Pues bien, ahora va y dice lo mismito el licinciao ese de la silla de ruedas que habla, el Esteban Cetrería (Stephen Hawking para los políglotas), y van y le publican la cosa en los periódicos de postín. Aunque si miráis en los comentarios, tampoco es que se lo tomen muy en serio.

Por resumir, que según los tristes del V.J. y el Esteban, que de aquí a treinta años a ojo de buen cubero, estaremos en una de tres:

  • Colonizando el planeta Marte y la Luna.
  • Disminuyendo la población por la vía bestia, ni Malthus ni chorras.
  • Empezando a extinguirnos.

Como yo sospecho que, si acaso, a la Luna y Marte irán pocos, ricos y americanos, pues que va a ser que me importa un pijo. También me columbro yo que si los americanos, que no tienen cosa buena, se ponen a frenar la demografía por las bravas, tengo poco futuro porque yo sólo sé de dar collejas, pero de misiles ni gota.

Así que me estoy preparando para la extinción. De momento he puesto este vídeo en reproducción continua:

Hale, y si os apetece os releéis la serie del Filtraco, que también es cosa entretenía.

Anuncios

El inversor de signo gravitatorio excremental. Una teoría cuántica.

Soy una persona muy cuidadosa de su aspecto, que se afana en mantener su línea (curva) porque en mi pueblo, un hombre sin barriga es un hombre infeliz y descuidado. Como dice la Mariconchi, soy un lerdosexual, como el Cristiano Ronaldo ese que sale en los semanarios de Economía y Hacienda.

Bien, pues teniendo esto en contexto, entenderéis que me pese con frecuencia para asegurar que ni aumento de peso para ascender a lorzasexual[1], ni por supuesto pierdo tanto que peligre mi reputación de soltero feliz y apañado.

A lo que iba, que me desvío más del tema que un carrito de supermercado. Pues yo acostumbro a pesarme antes y después de defecar[2]. Os lo voy a poner en plan matemático para que no suene tan crudo (perdón por la imagen), que así me lo ha recomendado don Jonás, el maestro:

M0 ≤ Mf

Siendo M0 la masa inicial ante-defecatio y Mf la masa post-defecatio[3]. O sea, para los del plan moderno de educación, que yo pesaba menos antes de que después de plantar un pino. (más…)

He publicado en el blog hermano de Baladring mis reflexiones tras el atentado de Barcelona. Por una vez, tienen poco de científicas, hablan de los sentimientos generados por la brutalidad, y su consiguiente resaca.

Si no estáis siguiendo Alien Social, o la publicación os pasó desapercibida, aquí tenéis el enlace:

Barcelona: sentimientos

Para ser feliz lo mejor es ser idiota. Lo dijo Sigmund Freud.

Mamá, quiero ser idiota

Nota del administrador: hemos recibido una consulta en el buzón del extinto P.Baladring, pero al no figurar éste último entre los vivos (alabado sea el Señor por ello) no hemos sabido darle respuesta. Os rogamos por lo tanto ayuda y comprensión para este atribulado ser.

——————————————-

Dijo el sabio en perfecto latín “cogito, ergo sum”. Tengo que decirlo: ¡y un truño como el puño! Si el señor Descartes hubiese sido sincero, habría dicho “pienso, luego no tengo vida social, mis compañeros de trabajo se ríen de mí y me putean, y sólo me hace caso gente más friki que yo”. Presumo que eso era más difícil de traducir al latín, así que soltó la primera idiotez que le vino a la boca. Y ahí quedó la tontería de “pienso, luego existo”.

De modo que he investigado sobre el tema, y he decidido ser un idiota. O mejor, quiero ser el idiota. El máximo exponente de la idiotez en mi esfera social. Perdón, de mis coleguis, que esfera social queda muy de listillo.

¿Qué tiene eso que ver con la mención a mi madre en el título? Nada. Es tan sólo que estoy en la fase de aprendizaje y de vez en cuando se me va la olla. Pero mi objetivo es ser de mayor como el jardinero Mr. Chance, un clásico:

Paciencia, que ya voy al grano. De entrada, habría que aclarar qué es un idiota, y qué no es. (más…)

Super-baladres descansando de la mudanza

Los mutantes están aquí…

Sabida la elevada espiritualidad de mi carácter, forjado en la religión tradicional de toda la vida de Dios, y de mi gran fe, tan grande que hay quien la toma por credulidad, he sido desafiado por un infame provocador. De seguro rojo y un tanto ateo, por más señas.

El caso es que, por lo que se entiende, hubo un timador de nombre Randi que anduvo por el mundo desenmascarando a timadores, cómicos de la legua, y otras gentes de mal vivir. O sea, puteando a la competencia.

Randi, El hombre que recorrió el mundo humillando y desmontando a pseudocientíficos y fenómenos paranormales

“Hubo un tiempo donde un hombre luchó contra los mutantes en el planeta. Un tipo que le demostró al mundo que no existen los X-Men fuera de Marvel y, estaba tan convencido de ello, que ofreció un millón de dólares a quien pudiera demostrar sus poderes paranormales. Esta fue la gran obra de James Randi.”

Hasta ahí, vale: un timador hípster que practicaba la competencia desleal. Pero va el tipo ese ¡y se mete con los mutantes! Y por ahí no paso, que mutantes, haberlos haylos. Así que me he documentado a fondo[i] y aquí paso a relatar lo hallado, para desasnamiento de incrédulos, y regocijo de creyentes.

Pero empecemos con una miaja de historia para los jovenzuelos ignorantes. En el principio fueron los súper-héroes de la post-guerra de mediados del siglo pasado. La de Franco no, que ese era parte de otra avanzadilla mutante[ii], la guerra que ganaron los yanquis. (más…)