Fray Gorífico

Lamentable suceso en unas bodegas manchegas

En una curiosa ironía de relevancia evangélica, hoy, Domingo de Resurrección del año de Nuestro Señor 2017, han fallecido P.Baladring y Fray Gorífico de Triana.

P.Baladring (que ahora ya podemos revelar su nombre completo: la P es de Puro), en su afán investigador se lanzó a una cuba de vino. Si para cualquier gremlin el agua es mala, imagínense el vino, que hace brotar su progenie en direcciones estrambóticas. Resultó atravesado de consideración por las sorprendentes trayectorias ondulatorias de su descendencia.

Los trabajadores de la bodega sacaron lo que creyeron (con buen criterio) un animal, en estado ya comatoso. Oyendo los gritos del bicho insultando a todos los humanos conocidos en orden alfabético, pensaron los lugareños que era cosa de avisar un cura y un veterinario. Para su desgracia, Fray Gorífico de Chiclana estaba de guardia, y acudió con tanta presteza que llegó primero al lugar.

Viéndose extremaunciado por las bravas y en una jerga incomprensible, el gremlin decidió acabar con su sufrimiento soltando un zarpazo a la garganta del políglota desventurado, que quedó gravemente herido.

Viendo lo que había hecho, Puro Baladring se abalanzó sobre el fraile para realizar la maniobra de boca a boca al santo varón. Los obreros, entendiendo que un demonio azulado trataba de fornicar al fraile, la emprendieron a mamporros sin criterio, hasta rematar a uno y a otro.

La noticia ha sido silenciada por el gobierno estadounidense, que sigue negando la existencia de alienígenas (me refiero a P.Baladring, el otro era de especie conocida) entre los humanos. La hemos rescatado tan sólo para información de sus escasísimos lectores, y tranquilidad de blogueros troleados por éstos.

Diría que la tierra les fuera leve si hubiesen sido enterrados, pero Fray Gorífico de Guarromán ha sido depositado en una catacumba con la esperanza de que nadie lo recuerde, y la cosa azul incinerada y lanzada al retrete más próximo.

Que descansen pues ambos en paz, que ya bastante descanso es el que nos dejan a los demás.