Genia

El viaje de Ifigenia: 7. Eureka!

Ifigenia decidió por ambos que no convenía perder tiempo, así que tiró de Lorenzo hasta la cafetería. El muchacho se resistió hasta donde le fue humanamente posible. Y digo humanamente, porque se hubiese requerido el poder y la fuerza de un superhéroe para resistir al ceño fruncido de Ifigenia.

Se sentaron en la barra, sobre ambos taburetes. Las miradas de casi todos los varones y mujeres presentes se dirigieron irremisiblemente a la parte alta del taburete de nuestra protagonista. Casi todos, porque en la mesa del fondo se sentaba un ciego, que se limitó a dirigir su nariz hacia allí. (más…)

Anuncios

El viaje de Ifigenia: 3. Revelación

La razón holística, fractal y heurística de Ifigenia analizó los riesgos y expectativas de beneficio en un plis plas, y eligió. El friki, que tenía la ventaja a priori de ser, con casi total seguridad,  humano, y unas pilas, por si acaso.

Ifigenia apuró el último sorbo de su cerveza tibia de dudoso origen, se levantó de la mesa y se sentó al lado del atemorizado friki, de quién, por ahora, ignoramos el nombre. Claro, que para lo que nos va a servir, tampoco es que importe demasiado.

(más…)

El viaje de Ifigenia: 2. Apetitos

Ifigenia trabajaba por entonces a las órdenes de un catedrático, que le pagaba por fingir que investigaba un nuevo tipo de superconductor en condiciones ambientales. En realidad, nuestro doctísimo cenutrio – al parecer de Genia, además de arrogante y presuntuoso – la había contratado para estudiar una versión de superconductores que podía revolucionar el mercado. Y ya de paso, hacerlo inmensamente rico gracias al genio de Genia (disculpen la redundancia). Sin embargo, Genia tan sólo fingía hacer cosas de cenutrios ambiciosos, porque su objetivo estaba puesto en algo más suculento, científicamente hablando.

(más…)

El viaje de Ifigenia: 1. La infancia

Podría fingir que he encontrado un manuscrito, o que alguien me contó esta historia, … Pero la verdad seguiría siendo que esta historia es pura ficción, desarrollada a partir de una idea recibida en un momento de debilidad cognitiva y emocional.

Éste es un capítulo introductorio (en el buen sentido de la palabra) de una serie de cuentos que se desarrollarán (o no) dependiendo de la respuesta que obtenga. Si os gusta la idea, por favor comentad vuestro parecer. De lo contrario Ifigenia tendrá una vida intensa, pero breve. Muy breve.

(más…)