guerra

Carta de Médicos Sin Fronteras a los gobernantes de la Europa Indigna

Reproduzco aquí sin alteraciones la carta que Médicos Sin Fronteras envía a los gobernantes europeos que se reunirán mañana 14 de septiembre para repartir, vergonzosamente y a regañadientes, a los refugiados que huyen de conflictos que son tan nuestros como suyos.

Porque aquí no hay inocentes: sólo hay gente digna y gente indigna, que nos cubre de indignidad a los gobernados. Lo explica con toda claridad Pablo Marco, miembro de Médicos sin Fronteras en su artículo Nuestra dignidad yace en el fondo del Mediterráneo.

Tampoco vale alegar inocencia por el conflicto mismo. Lo explica mejor de lo que yo pudiera hacerlo Mendigo en su blog: Refugiados.

Por todo ello os pido que compartáis este mensaje y lo hagáis llegar a quienes no desean oírlo. Al menos que no puedan alegar ignorancia, que sepan lo que opinamos de ellos, y que sepan que no olvidamos cuando sus predecesores obligaron a cientos de miles de españoles a marchar al exilio.

Carta abierta de Médicos Sin Fronteras (MSF) a los gobernantes de la Europa Indigna

Sr. Mariano Rajoy: las vallas de Europa matan. Hay que garantizar vías de acceso legales y seguras.

(más…)

(Apocalíptica) despedida y cierre.

Este blog ha ido evolucionando a trancas y barrancas desde el viejo blogspot abierto allá por 2012, que recogía artículos escritos para la radio local y alguna que otra presentación técnica. Ha llegado el momento del cierre por diversos motivos, entre los que destaco la escasez de tiempo para escribir propuestas originales más allá de la estricta opinión, y – todo hay que decirlo – la falta de motivación en vista de la pobre acogida que tienen esos artículos que tanto me cuesta escribir.

Tras un período de reflexión que anuncié en su momento, he decidido suspender por tiempo indefinido mi actividad en este espejo virtual. De vez en cuando puede ser que alguna barrabasada de nuestros nunca suficientemente denostados próceres me empuje a escribir algún reniego, o que mi alter ego P.Baladring se digne tomar el control de mi hastiada mente, pero poco más cabe esperar.

Aunque si bien el blog ha tenido pocos seguidores, estos me son queridos, así que dejaré el dominio en su versión gratuita baladring.wordpress.com a partir de septiembre por si acaso alguien quiere recuperar datos de algún escrito. Es lo menos que puedo hacer por quienes me han soportado – en ambos sentidos – durante estos años.

No hubiese sido cortés dejar el blog sin despedirme y librar una última pieza para quienes tienen a bien leerme, así que aquí estoy con aquello que más me complace, aunque no lo haya prodigado tanto como debiera: plantear temas para la reflexión y un cierto debate interior.

Antes de iniciar la lectura, recomiendo esta genialidad del Intermedio para poner las emociones en situación.

(más…)

Ética, comunicación y poder: el telegrama Zimmermann

Este post ha sido publicado en blog Vota y Calla en forma de comentario. Lo publicamos también aquí para divulgación de una de esas anécdotas de la Historia de las que es posible sacar muchas moralejas, casi todas ellas frustrantes. Son las cosas de la comunicación en política, su manipulación, y de las desgracias que siempre conllevan para los de siempre.

Arthur Zimmermann, o como el poder y la sinceridad producen a veces desastres

Arthur Zimmermann, ministro de asuntos exteriores de Alemania durante la guerra de 1914-1918

Es posible que os suene la historia del telegrama de Zimmermann, en ese caso lo siento porque voy a contarlo de todas formas.

En 1916, en un momento crítico en el que medio mundo estaba en guerra, Alemania aún tenía posibilidades de vencer siempre y cuando EEUU mantuviese la neutralidad. El Presidente Woodrow Wilson había ganado las elecciones con un mensaje pacifista, pero sentía la presión de las grandes corporaciones que temían por la pérdida de sus inversiones si los aliados perdían la guerra, lo que unido a algunos episodios de guerra naval – recordad el caso del Lusitania – empezaba a decantar la balanza en contra del pacifismo oficial de Wilson.

(más…)