psicología social

Así somos: la banalidad del mal

En 1961, la filósofa y teórica política alemana de origen judío Hannah Arendt asistió al juicio al dirigente nacional-socialista  Adolf Eichmann como enviada del New Yorker, y escribió sobre la banalidad del mal: cómo un hombre vulgar, gris, un burócrata, pudo causar tanto dolor. Para entender la visión de Hannah Arendt, recomiendo este breve fragmento de película:

Pero no hace falta remontarse a la segunda guerra mundial, ni viajar a otros continentes, para buscar ejemplos. Quienes tenemos una cierta edad podemos recordar la masacre de Srebrenica de la que se cumple en estos días veinte años, o las violaciones masivas de mujeres en Bosnia bajo la mirada impertérrita de la Unión Europea.

En realidad ni siquiera es necesario que se aplique la violencia directa, ahí tenemos a los estilizados mandatarios financieros de la comunidad internacional desangrando países sin inmutarse: ahora el foco está en Grecia, como pocos años atrás estuvo en Argentina.

Citaré brevemente los trabajos de personas como la mencionada Hannah Arendt, Haritos-Fatouros, Milgram, y Bauman para explicar cómo puede el mal ser interiorizado por una sociedad en un momento dado de su historia, hasta formar parte de su moral (recordad el concepto de riesgo moral aplicado por la Eurozona).

Os advierto que este artículo no es divertido, porque obliga a replantear el concepto que tenemos de nosotros mismos. Sin embargo es de todo punto necesario conocer para entender y actuar.

Adelante pues con la lectura si queréis saber. Si en cambio preferís ignorar, cerrad los ojos y pasad a otra cosa más superficial, pero antes recordad que quien ignora la historia está condenado a repetirla.

Allá vamos.

(más…)

Así somos: los malos samaritanos

Estoy seguro de que en ocasiones habéis contemplado las acciones de una pandilla, o escuchado las palabras de alguien, y os habéis sorprendido, o incluso escandalizado, porque chocan violentamente con las normas sociales tal y como las entendemos. Por ejemplo cuando pensáis en la inhibición de los testigos de una agresión que no reaccionaron hasta que ésta acabó, o en quienes vivieron en una dictadura y nada hicieron para para ayudar a las víctimas de turno.

Existe una rama de estudio del comportamiento humano muy interesante que intenta explicar estos fenómenos y predecir comportamientos, muchas veces contrarios a cualquier intuición que pudiésemos tener a priori: la psicología social. Encontraréis casi tantas definiciones como sicólogos, pero la que aquí nos interesa es aquella que entiende el mundo como una construcción social en un entorno histórico concreto, en la que no existen verdades absolutas, ni nuestras acciones están predeterminadas. Para situaros os recomiendo el cortometraje que adjunto, un tanto dramático para mi gusto pero más entretenido de lo habitual en el ámbito de las ciencias sociales.

En este artículo me centraré en el ejemplo que describía mi introducción: por qué no somos en general buenos samaritanos, o por qué el buen samaritano es la excepción.

Allá voy.

(más…)

El caso 4F en Barcelona (II y final): posibles explicaciones

Unos días atrás presenté el caso que ocurrió en Barcelona el 4 de febrero de 2006 con el título El caso 4F en Barcelona (I): los hechos.  Trataba en ese escrito de relatar la historia de unos jóvenes que fueron detenidos, juzgados y condenados  por agredir a unos agentes de la guardia urbana, con el resultado de heridas muy graves en la cabeza a uno de ellos, que se encuentra tetrapléjico, ha perdida el habla y las funciones motoras. Patricia Heras, detenida en circunstancias aún menos claras, acabó suicidándose en 2011, dejando tras de sí un blog rebosante de poesía oscura: poetadifunta.blogspotcom.es.

El suicidio de Patricia Heras, junto con los premios recibidos por el documental Ciutat Morta: ni oblit ni perdó y su proyección en TVC, sonaron como un aldabonazo en la conciencia de los barceloneses porque aportan historias de torturas, abusos, confabulaciones, encubrimientos, prejuicios,… En definitiva unos niveles de injusticia que ya eran impropios en el siglo XIX cuando Émile Zola publicó su alegato J’accuse.

Es obvio que no puedo saber qué ocurrió exactamente, pero como observador en primera persona de los protocolos de actuación de la policía en Barcelona, me resulta más creíble el relato de Ciutat Morta que la versión oficial.

Si los hechos realmente ocurrieron como los cuenta el documental, ¿cómo pudo ocurrir en el siglo XXI y en una ciudad como Barcelona? Voy a intentar responder a esta pregunta desde una perspectiva de psicología social, pero en ocasiones puede resultar tan increíble que recomiendo visionar el siguiente documental antes de pasar a leer mi análisis. Porque si no supiésemos de estos experimentos, podríamos creer que se trata tan sólo de un caso aislado, o de unas pocas personas corruptas, y eso sería un error: así es como los humanos nos comportamos en sociedad.

(más…)

Los cambios en la esfera pública

Las Tecnologías de la información y la Comunicación están potenciando los cambios sociales, transformando nuestro entorno ciudadano en una Sociedad Red. Estos cambios son paulatinos y tan sólo adquieren visibilidad en momentos puntuales, soterrándose después para volver a emerger…. aunque cada vez con mayor frecuencia.

Los movimientos sociales están transformando la esfera pública, esa ágora mitad real, mitad virtual, en la que se crea la opinión pública.

Este artículo también forma parte de la serie dedicada al estudio de la Sociedad Red, y se publica para divulgar algo que en ocasiones olvidamos: que estamos en una crisis donde lo viejo no acaba de morir, pero lo nuevo ya ha nacido.

(más…)

Otra perspectiva sobre poder y cambio

Estamos en esos días post-24M en los que la estructura de los partidos políticos anda estremecida y los foros sociales ávidos de tinta humana. Vemos a un lado la mayoría conservadora chocheando (y no me refiero sólo a Esperanza Aguirre), al otro su alter ego socialista –  cuando convenga – excitado por el añorado aroma del poder, mientras la chiquillería encanallada que sí puede juega entre sus piernas haciéndoles tambalear, pero sin llegar a crear sensaciones de peligro inminente.

Muchas alcaldías y algunas presidencias autonómicas dependen de los acuerdos post-electorales de gobierno, sesuda denominación que encubre los juegos de poder. Y ésta es la referencia más habitual entre los estudiosos, la teoría de juegos de la que lo ignoro casi todo, puesta fúnebremente de moda por la reciente extinción de la mente maravillosa de John Forbes Nash.

A mí me gustaríaPolíticos riendo adoptar un enfoque diferente, el de la psicología social. Este artículo intentará acercarse a la visión panóptica del poder que aporta el paradigma estratégico defendido por Michel Foucault (ojo, no confundir con Léon Foucault, el del péndulo), y a las reglas que describen la relación entre las minorías innovadoras que pretenden influenciar a las mayorías conservadoras.

Si les apetece el tema, pasen y lean. Pero queden advertidos de que tampoco aquí encontrarán chistes. El poder es algo muy serio.

(más…)