SEPE

Un día normal en el SEPE

No acostumbro a hablar de mi trabajo en el SEPE, porque considero que sería una visión subjetiva y probablemente sesgada. Sin embargo, hoy haré una excepción, espero que se me disculpe.

Ayer, zapeando después de cenar, di en un vídeo en el que Pedro Sánchez mencionaba la pobreza infantil en el Congreso y pedía un rescate de las personas. La respuesta de la banda de culiparlantes lacayos del gobierno fue la mofa, con risas y ruidos de burla. Nada nuevo, que ya sabemos cuál es la postura real del Partido Popular respecto de quienes no son parte de su clase, pero por si alguien, por un momento, ha creído que hablar de pobreza en España es exagerar, me gustaría contar aquí cuatro vivencias de una mañana en la oficina del SEPE. Una mañana más de un día normal, en una oficina normal del paro de un pueblo normal.

(más…)

Anuncios

¿Qué tiene el PP contra las personas desempleadas… y los empleados públicos del SEPE?

Desempleo y PresupuestosEn marzo de este mismo año, a raíz de una falacia levantada contra los desempleados por nuestra ambiciosa vicepresidenta de gobierno Soraya Sáenz de Santamaría, escribí un artículo titulado ¿Qué tiene el PP contra las personas desempleadas? Seis meses más tarde, vuelvo a preguntarme lo mismo viendo la presentación de los Presupuestos Generales del Estado de ese Nosferatu fiscal, que es el ministro de Hacienda, señor Montoro. Y ya de paso, siendo yo funcionario (sí, aún quedamos unos pocos), cavilar sobre qué habremos hecho los empleados del SEPE para desatar sus iras. Pero vayamos por partes, las de los unos más que las de los otros.

De las personas desempleadas y de la pertinaz prepotencia con la que son tratados, habría más de una respuesta que exigir.

Por ejemplo, ¿alguien se ha preguntado por qué al solicitar cita en una oficina del SEPE no se le permite elegir día y hora? No es porque los mecanismos técnicos no existan, que ahí están por ejemplo el sistema de cita previa del sistema sanitario, y otros muchos. Es, reconocido abiertamente aunque en privado, porque los parados no tienen nada mejor que hacer, y además tienen la obligación de acudir cuando se les llame. El que se jodan viene sobreentendido. Que la oficina del SEPE se encuentre a decenas de kilómetros y no tengan coche, o no dispongan de dinero para echarle combustible, o que el transporte público sea prácticamente inexistente y tenga unos horarios infames, que tengan que esperar bajo cero en invierno o a la solana en verano, que cuiden de hijos o personas dependientes, nada de eso les importa.

(más…)