social

(Apocalíptica) despedida y cierre.

Este blog ha ido evolucionando a trancas y barrancas desde el viejo blogspot abierto allá por 2012, que recogía artículos escritos para la radio local y alguna que otra presentación técnica. Ha llegado el momento del cierre por diversos motivos, entre los que destaco la escasez de tiempo para escribir propuestas originales más allá de la estricta opinión, y – todo hay que decirlo – la falta de motivación en vista de la pobre acogida que tienen esos artículos que tanto me cuesta escribir.

Tras un período de reflexión que anuncié en su momento, he decidido suspender por tiempo indefinido mi actividad en este espejo virtual. De vez en cuando puede ser que alguna barrabasada de nuestros nunca suficientemente denostados próceres me empuje a escribir algún reniego, o que mi alter ego P.Baladring se digne tomar el control de mi hastiada mente, pero poco más cabe esperar.

Aunque si bien el blog ha tenido pocos seguidores, estos me son queridos, así que dejaré el dominio en su versión gratuita baladring.wordpress.com a partir de septiembre por si acaso alguien quiere recuperar datos de algún escrito. Es lo menos que puedo hacer por quienes me han soportado – en ambos sentidos – durante estos años.

No hubiese sido cortés dejar el blog sin despedirme y librar una última pieza para quienes tienen a bien leerme, así que aquí estoy con aquello que más me complace, aunque no lo haya prodigado tanto como debiera: plantear temas para la reflexión y un cierto debate interior.

Antes de iniciar la lectura, recomiendo esta genialidad del Intermedio para poner las emociones en situación.

(más…)

Otra perspectiva sobre poder y cambio

Estamos en esos días post-24M en los que la estructura de los partidos políticos anda estremecida y los foros sociales ávidos de tinta humana. Vemos a un lado la mayoría conservadora chocheando (y no me refiero sólo a Esperanza Aguirre), al otro su alter ego socialista –  cuando convenga – excitado por el añorado aroma del poder, mientras la chiquillería encanallada que sí puede juega entre sus piernas haciéndoles tambalear, pero sin llegar a crear sensaciones de peligro inminente.

Muchas alcaldías y algunas presidencias autonómicas dependen de los acuerdos post-electorales de gobierno, sesuda denominación que encubre los juegos de poder. Y ésta es la referencia más habitual entre los estudiosos, la teoría de juegos de la que lo ignoro casi todo, puesta fúnebremente de moda por la reciente extinción de la mente maravillosa de John Forbes Nash.

A mí me gustaríaPolíticos riendo adoptar un enfoque diferente, el de la psicología social. Este artículo intentará acercarse a la visión panóptica del poder que aporta el paradigma estratégico defendido por Michel Foucault (ojo, no confundir con Léon Foucault, el del péndulo), y a las reglas que describen la relación entre las minorías innovadoras que pretenden influenciar a las mayorías conservadoras.

Si les apetece el tema, pasen y lean. Pero queden advertidos de que tampoco aquí encontrarán chistes. El poder es algo muy serio.

(más…)