Castilla-la Mancha, prototipo de la España Popular (I): el sistema electoral

El gobierno del Partido Popular llegó a Castilla-la Mancha (CLM para abreviar) con la intención de quedarse y sentar cátedra para el resto de las autonomías. No improvisa, sino que está siguiendo una clara estrategia que requiere de cambios en el sistema electoral, en las instituciones, y en la cultura política. Este es el primero de los artículos que escribiré sobre este tema, quizás el más llamativo por su inmediatez, aunque en mi opinión  no el más importante. Sin embargo, por alguno había que empezar y el tema electoral está de actualidad…. Cójanse el orinal por si las náuseas y agárrense al manual de ética que tengan más a mano, que allá vamos.
En mayo de 2012 el PP conseguía por fin su ansiado triunfo en uno de los reductos del PSOE: Castilla-la Mancha. Algún ingenuo podría pensar que CLM fue reducto de las hordas rojas. Ni mucho menos, porque en esta región el símbolo del PSOE era por entonces don José Bono, el político de izquierdas más conservador y populista que imaginarse cabe. Lo sustituyó en 2011 – tras un aparatoso traspié en 2007 – una ambición vestida de mujer, doña María Dolores Cospedal García, que a rebufo de Esperanza Aguirre se aupó hasta la presidencia de la Junta de Comunidades de Castilla-la Mancha.

Pero antes de empezar a explicar lo que aportan los cambios realizados por el gobierno del Partido Popular en CLM a la democracia (nótese el sarcasmo), es conveniente explicar cómo es el votante tipo castellano-manchego. Empecemos por aclarar que es tremendamente conservador en su voto autonómico, no porque siempre vote a la derecha, sino porque siempre vota a los mismos: nueve de cada diez electores que votan a un partido político lo han hecho a PP o PSOE entre 2003 y 2011. El voto bipartidista disminuye, es cierto, pero desde el 96% de 2003 al 93% de 2011. Nada espectacular, porque mucha gente vota a uno de estos dos partidos por alguna de las dos causas siguientes: por intereses clientelares, o para que no ganen los otros. En este contexto, no cabe esperar revoluciones.
Además, a diferencia de otras comunidades y otras elecciones, el trasvase de votos se produce entre los dos partidos mayoritarios, sin que apenas afecte a alternativas como IU o UPyD. Por ejemplo en 2007 el PSOE perdió 61.717 votos respecto a 2003, PP ganó 65.021. En 2011 PSOE volvió a perder otros 60.362 votos, mientras que PP ganó 98.801, que procedían mayoritariamente de PSOE y del aumento del electorado por crecimiento del censo y de la participación. Esto es un matrimonio de los de siempre, ni de lejos cabe plantear seriamente un ménage à trois. Por mucho que se hable de ello en bares, tabernas y cenáculos varios, al final volvemos siempre al emparejamiento de toda la vida.
¿Cuál habrá sido esa estrategia del PSOE que tan mal parece que le fuera en 2011? Básicamente el clientelismo a ultranza, y la discreta marginación de cualquier idea renovadora. En este entorno, el partido popular, aun siguiendo la misma estrategia en el fondo, sólo tuvo que cambiar las formas – ya conocen los iconos del márquetin político: imagen y lenguaje – para parecer moderno e innovador.
Además contaba con una legislación electoral diseñada a la medida del PSOE para perpetuarse, sólo que en 2011 benefició al adversario gracias a las bajas causadas por fuego amigo. O goles en propia puerta, usen el símil que más a gusto les venga. Pero pongamos que hablo de Bono, Zapatero, y otros muchos que sólo son conocidos a nivel local, por muy poderosos que fueran otrora, y bien colocados que estén ahora.
Hablemos un poco de ese sistema electoral basado en la Ley D´Hondt para ilustrar el tema.
El sistema electoral de CLM fue diseñado para impulsar hacia arriba al partido más votado, y hacia abajo a los demás. Unos números: en 2011 el Partido Popular obtuvo la mayoría absoluta y el 51% de los escaños en disputa (25 de 49) con sólo el 36% del apoyo del censo electoral, el PSOE consiguió el 49% de los escaños (24 de 49) con el 32,5% de apoyo del censo. IU no consiguió representación pese a superar la barrera del 3% en cuatro de las 5 provincias, cosas del sistema d’Hondt, al que nadie podría acusar de proporcionalidad manifiesta.
Resumiendo, que hoy tenemos al Partido Popular gobernando con mayoría absoluta por un escaño, pero aparentemente no les pareció suficiente así que en mayo de 2012 decidieron incrementar el número de diputados hasta 53, cambiando la ley electoral, hasta que alguien que probablemente no era abogado del Estado – que son de letras – cayó en la cuenta de que aumentando el número de diputados se facilitaba la entrada a partidos menores como IU. Así que con la decisión  que caracteriza a nuestros dirigentes – inversamente proporcional a su desfachatez, que también hay que decirlo – decidieron cambiar de nuevo el Estatuto de autonomía y la Ley Electoral, ahora para reducir los escaños a 33.
Está claro que esta vez han buscado a alguien de ciencias, porque utilizando los resultados electorales de 2011 con la distribución de escaños por provincia de 2014, ahora el PP gobernaría con 18 escaños, 3 más que el PSOE que tendría que conformarse con 15. Por comparar, en 2011 el Partido Popular conseguía el 51% de los escaños con un apoyo electoral del 36%, ahora conseguiría el 54,5%. Antes el PP tenía mayoría absoluta por un escaño, ahora por tres, y sin necesitar ni un voto más.
Mientras tanto el PSOE ha ido protestando con moderación, como corresponde a un partido de gobierno, hablando de cacicada pero no haciendo nada al respecto. Porque probablemente pensaban que mientras se mantenga el voto bipartidista es cuestión de tiempo que ellos también se beneficien de la reforma electoral del PP. Hasta que le vieron las orejas al lobo en mayo de 2014, y quizás por eso han decidido interponer recurso de inconstitucionalidad, sabiendo que probablemente no llegue a tiempo para las autonómicas de 2015. Pero manifestaciones, caceroladas, concentraciones, ni una a día de hoy.
En resumen, en 2011 cada escaño necesitaba unos 22.000 votos de promedio en toda la región, en 2015 serán 32.500. Aunque tampoco puede decirse que el sistema sea realmente igualitario para todas las provincias: para obtener un escaño en Guadalajara y Cuenca las candidaturas necesitarán un mínimo de 22.000 votos, pero más de 34.000 en Albacete y Ciudad Real, y de Toledo ni hablamos con los casi 40.000 votos que se requieren para obtener un diputado.Bye bye IU, UPyD, Podemos, y otros “partidos estrafalarios…. ¿O no?
Vaya por delante que soy terriblemente escéptico respecto de la ruptura del bipartidismo en las autonómicas de 2015, porque aunque entiendo que la tendencia es a la baja, me cuesta mucho creer que pueda repetirse una caída del índice de bipartidismo de casi el 30% en 2015, como ocurrió en las europeas. Ahora bien, como asumo que entre los lectores de este artículo podría haber alguien más optimista que yo, he investigado las consecuencias que tendría una distribución del voto similar a las de mayo de 2014 en las autonómicas del 2015 con 33 escaños a repartir.
Suponiendo que se presentasen las mismas candidaturas que en las europeas, y obtuviesen los mismos resultados electorales en CLM, el resultado es que el PSOE perdería dos diputados que irían a IU. Pero el PP mantendría la mayoría absoluta con 18 escaños, teniendo PSOE 13 e IU 2.
Sólo se produciría un cambio significativo si se coaligasen alrededor de IU, Podemos y EQUO otros partidos y movimientos sociales. Entonces esta hipotética coalición obtendría 5 escaños, por 11 el PSOE y 17 el PP. Dicho de otra forma el PP mantendría la mayoría absoluta en cualquier escenario, mientras que el peso relativo del PSOE cae hasta ocupar un tercio de las Cortes.
¿Y si se hubiese mantenido el número de diputados en 49, con los resultados de las europeas de mayo 2014? ¡¡Sorpresa!! Incluso sin coalición de izquierdas entran en las cortes IU, UpyD y Podemos, el PP pierde la mayoría absoluta:PP 23 escaños, 16PSOE, 4IU, otros 4 UPyD, y 2 Podemos. Eso es malo para elPP, mientras que para el PSOE se mantiene la notable pérdida en peso relativo. Claro que ¿se imaginan una hipotética coalición PSOE-IU-Podemos-UPyD?Podríamos también realizar una simulación sobre 49 escaños y una coalición de las izquierdas castellano-manchegas, pero mejor lo asumimos: los 33 escaños están ahí y ahí se quedan…. por ahora, que los electores tendremos la última palabra.
Pero permítanme que insista antes de concluir el artículo: manifestaciones, caceroladas, bajas masivas de la afiliación del PP, … Ni una. María Dolores Cospedal no está preocupada, ni en directo ni en diferido.
Ea.
Saludos,
@VJNacher

 

NB1: Próximo capítulo, en fecha sin determinar que soy perezoso para esto de escribir, hablaremos de otros aspectos de la estrategia conquistadora del PP.
NB2: Los porcentajes y valores resultantes de las simulaciones son de construcción propia sobre datos obtenidos de webs oficiales de la JCCM, la Junta Electoral, y el Ministerio del Interior.

 

NB3 y última: Si alguien está interesado en leer sobre alternativas a este nefasto modelo electoral recomiendo la propuesta de EQUO-CLM, de la que fui ponente.
Anuncios

3 comments

  1. Un compañero me ha hecho notar que no tenía mucho sentido la mención de que los cambios de escenario eran relativamente malos para el PP, pero peores para PSOE. Efectivamente no había prácticamente cambio en su peso relativo entre los dos últimos escenarios de 33 escaños y coalición de izquierdas, con el de 49 escaños sin dicha coalición.
    Mi intención era en ese momento resaltar que, vayamos por donde vayamos, la aparición de partidos terceros se realiza principalmente a costa del PSOE-CLM, y cuantos más partidos entren en liza, peor porque ve disminuido no sólo su peso relativo, sino también la posibilidad de obtener apoyos al aparecer UPyD en la fiesta.
    He reescrito el párrafo y espero que ahora quede más claro: a medida que van cambiando los escenarios el PSOE va cayendo desde el 49% del parlamento actual, al 40%, luego al 32%. Y en paralelo sus posibilidades de apoyo van mermando al requerir la aprobación de IU primero, estos y Podemos (entre otros) después, y finalmente incluso UPyD.
    Gracias al amigo por el toque de atención, y perdón por la parte de enmimismamiento que hace que, por suerte sólo en ocasiones, sea el único lector capaz de entender lo que he escrito.

    Me gusta

  2. Hola Salva. Te puedo contar lo ocurrido, pero no te lo puedo explicar. No sé si alguien puede hacer algo más que especular con que han quitado al de letras para poner al de ciencias.
    En 2011 el Estatuto permitía un rango de entre 47 y 59 diputados, así que en 2012 el PP decidió enmendar la Ley Electoral para subir el número de diputados en aquellas provincias que les resultaban más afectas, de modo que pasamos de 49 a 53. Cuando se dieron cuenta de la posibilidad de ver a terceros partidos colarse decidieron disminuir el denominador, pero para eso era necesario retocar el propio Estatuto, que es con lo que están.
    O sea, que el cambio se llegó a producir en 2012 si nos atenemos al Boletín Oficial, pero utilizarse, lo que se dice utilizarse, para nada.
    Como además retocar nuestro texto legal más importante no requiere referéndum, pues adelante con las mayorías absolutas y olé. Y mientras se perpetra el cambio, los habitantes de Castilla-la Mancha tan discretos como de costumbre, a lo nuestro.
    Gracias por el comentario, y saludos.

    Me gusta

  3. Vicente, muy bueno este artículo, vaya curro con los «sudokus». Me alegro de que vaya a haber más 😉

    Dices que en 2012 decidieron incrementar el número de diputados hasta 53, pero ¿no te leí en la propuesta de Equo-CLM (NB3) que ese incremento nunca llegó a producirse? De cualquier forma, es de locura: aprobar aumentarlos, se haya o no aplicado, para bajarlos después a bombo y platillo menos de dos años después. Qué derroche de coherencia. Y luego decían que si el PSOE de Zapatero improvisaba…

    Pues está muy bien. Como la ley electoral es injusta, poco proporcional, favorece a los partidos grandes, vamos a hacerla un poquito más… injusta.

    «Mucha gente vota a uno de estos dos partidos por alguna de las dos causas siguientes: por intereses clientelares, o para que no ganen los otros». Amén, y así estamos. Que me roben los míos. Viva mi partido manque robe.

    ¡Un saludo!

    Me gusta

Gracias por dejar un comentario. Nota que no se aprobarán aquellos que superen las 250 palabras, o contengan afirmaciones no demostradas. Por ejemplo, si afirmas que la madre de algún miembro del gobierno ejerce la prostitución, tendrás que aportar pruebas.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s